Abren los mercados de cannabis en California

Desde hoy primero de enero se puede comprar y vender cannabis con fines recreativos en California. Las ventas para uso recreativo ya están permitidas en ciudades como Los Ángeles, San Francisco, San Diego y Oakland. Pero al menos otras 300 ciudades de California todavía no permiten la venta de marihuana para fines no médicos.

En el dispensario KindPeoples Collective en Santa Cruz se espera un ambiente de celebración y se planea regalar camisetas a las primeras 420 personas que se presenten para comprar hierba el lunes.

Craig Reinarman, profesor de sociología y derecho de UC Santa Cruz, fue el “primer cliente” de KindPeoples. Reinarman es un experto en la guerra contra las drogas y su efecto en la sociedad.

El gerente general, Khalil Moutawakkil, de 33 años, señaló que la legalización de la marihuana para uso recreativo es un cambio importante que ha tardado demasiado en llegar. “Esto básicamente eliminará la prohibición de la planta de los últimos 400 años y devolverá la planta a la gente”, le expresó a Los Angeles Times.

Aún así, no esperes tiendas de marihuana en cada esquina. En las últimas semanas, cientos de empresas han solicitado licencias temporales para participar en el negocio de la marihuana, pero los funcionarios de la industria esperan un comienzo lento ya que la mayoría de las ciudades de California aún no han dado su aprobación para la venta, un requisito previo para obtener una licencia estatal. Hasta el viernes, tan sólo 49 licencias minoristas habían sido emitidas por el estado para que las empresas vendieran marihuana recreativa.

Los votantes de California permitieron la venta recreativa de marihuana con una medida electoral de noviembre de 2016 conocida como Proposición 64. Con la votación, California se convirtió en uno de los ocho estados y la capital de EEUU que aprobó la venta de cannabis para uso recreativo.

Se aplicarán restricciones a la venta y uso de marihuana en California. Los mayores de 21 años pueden comprar y poseer hasta una onza de marihuana para uso recreativo y cultivar hasta seis plantas en sus hogares.

Las regulaciones estatales prohíben fumar marihuana en muchos lugares públicos, incluidos restaurantes y teatros, y mientras se conduce un vehículo de motor.