Academia Nacional de Ciencias: “el cannabis es una medicina muy eficaz”

Un nuevo análisis pretende mostrar el estado actual del conocimiento científico sobre los beneficios y riesgos para la salud por el uso de cannabis, una de las conclusiones médicas más contundente es que puede tratar eficazmente el dolor crónico en algunos pacientes.

El informe titulado “The Health Effects of Cannabis and Cannabinoids” publicado por la Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina de los Estados Unidos utilizó más de 10 mil estudios científicos y llegó a casi 100 otras conclusiones. En su mayoría, resaltan preguntas sin respuestas y la necesidad de mayor investigación relacionada con los efectos de la marihuana sobre la salud, así como varios  otros riesgos.

Sin embargo, la conclusión más contundente es el reconocimiento de que el cannabis tiene usos médicos probados -con el apoyo de importantes estudios científicos- un factor que contradice la decisión de la Drug Enforcement Administration de mantener el cannabis en la clasificación de droga peligrosa y que a legadamente no tiene uso médico.

El nuevo informe también concluye que el mantener el cannabis en la lista 1, o en la clasificación más restrictiva, crea barreras administrativas significativas para los investigadores que desean llevar a cabo análisis con cannabis y sus componentes.

“A menudo es difícil para los investigadores acceder a la cantidad, la calidad y el tipo de producto de cannabis necesarios para abordar cuestiones específicas de investigación sobre los efectos del cannabis sobre la salud”, concluyeron el grupo de expertos dirigido por Marie McCormick, Pediatra e investigadora de salud pública en Harvard.

En una presentación pública de sus hallazgos, los autores del informe se negaron repetidamente a comentar sobre la clasificación de la DEA, señalando que el tema estaba fuera del alcance de su revisión científica.

El informe llega en un momento de incertidumbre para la aplicación de las reformas. A pesar de la prohibición federal, 28 estados y tres territorios de Estados Unidos han aprobado leyes que permiten el uso médico del cannabis. Asimismo, ochos estados y la capital federal permiten el uso recreativo de la marihuana. La administración Obama fue ‘tolerante’ en la aplicación de la ley federal, dejando en gran medida a los estados la libertad de llevar a cabo reformas a las leyes de marihuana. Sin embargo, no está claro cómo la nueva administración del presidente electo Donald Trump manejará la situación.

Los autores del informe esperan que las conclusiones basadas en evidencia guíen las discusiones, las políticas y las decisiones para continuar con las reformas.

Otras beneficios médicos que destaca el informe:

  • El cannabis y los cannabinoides fueron eficaces en el tratamiento del dolor crónico, particularmente el relacionado con la esclerosis múltiple. Las sustancias también fueron eficaces para tratar náuseas y vómitos relacionados con quimioterapia en pacientes con cáncer.
  • El consumo de cannabis y cannabinoides no está vinculado a los cánceres que surgen del tabaquismo, como los cánceres de pulmón y cuello. Sin embargo, fumar puede aumentar los problemas respiratorios, como la flema crónica, si se hace sobre una base regular.
  • Fumar marihuana durante el embarazo puede resultar que el infante nazca bajo peso, pero no está claro si hay efectos a largo plazo en los niños.
  • No hay suficiente investigación para saber cómo se relaciona el uso de marihuana con ataques al corazón, derrames cerebrales o diabetes. Pero hay algunas pruebas de que fumar marihuana podría desencadenar un ataque al corazón.
  • Hay poca evidencia de que la marihuana podría tener efectos antiinflamatorios, pero de lo contrario no hay suficiente investigación para saber cómo el cannabis y los cannabinoides afectan el sistema inmunológico.
  • El uso de marihuana puede aumentar el riesgo de desarrollar problemas de salud mental, como la esquizofrenia, ansiedad y, en menor medida, la depresión.
  • El uso de marihuana impide inmediatamente el aprendizaje, la memoria y la atención.

Las conclusiones de la Academia Nacional de Ciencias de que el cannabis posee gran utilidad terapéutica para ciertos pacientes y que posee un perfil de seguridad aceptable en comparación con otros medicamentos o drogas recreativas no son sorprendentes. Esta evidencia ha estado disponible por mucho tiempo, sin embargo, durante décadas las políticas anti marihuana ha sido en gran parte impulsada por retóricas moralistas y no por lo que dice la evidencia o la ciencia.

“Una búsqueda en PubMed, el mayor archivo digital de artículos científicos, utilizando el término ‘marihuana’ se produce más de 24 mil artículos científicos que hacen referencia a la planta o a sus componentes activos. Existe mayor literatura que para los fármacos convencionales comúnmente consumidos como Tylenol, ibuprofen o hydrocodone”, señaló Paul Armentano, director de Norml. Además, a diferencia de los productos farmacéuticos modernos, el cannabis posee una extensa historia de uso humano que data de miles de años, proporcionando así a la sociedad una amplia evidencia empírica en cuanto a su relativa seguridad y eficacia.

El informe marca la primera vez desde 1999 que la Academia Nacional de Ciencias ha abordado temas relacionados con marihuana y la salud.

Related posts: