California podría convertirse en el primer estado en descriminalizar la psilocibina

Luego de haber legalizado el cannabis, políticos en California tienen como nuevo objetivo dejar de castigar la posesión y el cultivo de hongos alucinógenos.

El candidato a alcalde Kevin Saunders presentó una proyecto para una consulta electoral en la oficina del Fiscal General del estado el viernes. Con la que espera los californianos puedan votar sobre la descriminalización de los hongos en la próxima elecciones del 2018. Saunders alega que una experiencia con hongos psicodélicos lo salvó de su adicción a la heroína.

Pero para que la Iniciativa de Legalización de la Psilocibina en California pueda ir a votación primero necesita obtener 365,880 firmas de votantes californianos. El proyecto busca que la policía de California no pueda penalizar a alguien por poseer, vender, transportar o cultivar hongos psicodélicos, siempre que sea mayor de 21 años.

Ciertos hongos contienen psilocibina, una sustancia química que tiene propiedades psicodélicas. Las personas que consumen hongos pueden tener alucinaciones visuales, sensaciones de euforia, tranquilidad, introspección y dificultad para distinguir la realidad de la fantasía. Tomar psilocibina puede afectar su percepción y, como el alcohol, puede crear situaciones peligrosas si hace cosas como conducir un vehículo de motor. Además, tomar demasiados hongos puede provocar ataques de pánico, ansiedad y “malos viajes”. Sin embargo, a diferencia del alcohol, no puede volverse físicamente adicto a los hongos ni morir por tomar demasiados.

Saunders comparó la legalización de la marihuana en California para uso recreativo como un trampolín (o “puerta de entrada” si lo prefiere) para descriminalizar otras sustancias controladas. Aunque California no comenzará a obtener ingresos fiscales de la marihuana hasta 2018, las investigaciones sugieren que California podría cosechar más de $1.6 billones en beneficios impositivos el próximo año, y $3 billones y $4 billones en los años siguientes.

Según la medida electoral, los impuestos que California obtiene de la producción de psilocibina y las ventas “no excederán probablemente de un par de millones de dólares anuales”. Sin embargo, señala la importancia de no derrochar dinero del erario público en leyes punitivas encarcelando a personas por la mera posesión de sustancias como hongos.

Actualmente, los hongos alucinógenos están clasificados para la Drug Enforcement Agency (DEA) entre las sustancias más peligrosas, junto con la heroína, el éxtasis y el LSD. Eso significa que la DEA considera que tienen un alto potencial de abuso y no tienen fines médicos aceptados. El THC, el compuesto activo del cannabis, también se considera una droga federal de la Lista I, a pesar de su legalización en varios estados.

Los hongos se usaron como tratamiento médico experimental en la década de 1960, y algunos investigadores vuelven a buscar sus propiedades curativas. Por ejemplo, en un estudio piloto en 2011, los hongos parecieron tener un efecto positivo en pacientes con cáncer con ansiedad. En 2016, un estudio demostró su uso en el tratamiento de la depresión.

Related posts: