Cámara avala el cultivo y desarrollo del Cáñamo Industrial en Puerto Rico

La semana pasada la Cámara de Representantes avaló el Proyecto de la Cámara 1071 que busca establecer la “Ley para el cultivo, investigación y desarrollo comercial del Cáñamo Industrial en Puerto Rico”.

Este proyecto que había comenzado a estudiarse desde noviembre del 2015, ahora busca auscultar su potencial como industria emergente e iniciativa de potencial de desarrollo económico en Puerto Rico. El proyecto de ley es de la autoría de los representantes José L. Rivera Guerra, Víctor Parés Otero, Urayoán Hernández Alvarado, Joel I. Franqui Atiles, Félix Lassalle Toro, Antonio Soto Torres y José González Mercado.

Se espera que la ley cree un marco regulatorio para atraer capital y compañías relacionadas a la industria del Cáñamo. Productos como tela, madera prensada, combustible, concreto de Cáñamo, entre otros, podrían ser elaborados como resultado de esta iniciativa.

“Puerto Rico no puede quedarse rezagado ante las nuevas tendencias de desarrollo económico y debe apostar a la innovación y la investigación para potenciar la capacidad de atraer nuevo capital externo. Por lo que la presente legislación es un paso en la dirección correcta para incluirnos como un importante precursor y líder de las industrias emergentes”, lee el proyecto. Además, insta al Ejecutivo peticionar todas las dispensas aplicables que otorgue el Gobierno Federal y auscultar inclusive la exportación del producto a mercados europeos donde también la demanda de la planta y sus derivados se percibe en aumento.

“Puerto Rico atraviesa momentos históricos que ameritan cambios dramáticos. Hay informes que indican que China está produciendo hoy día cerca de 80 millones de libras  de cáñamo en unas 30,000 hectáreas de terreno y representa la producción de la 5ta parte de este producto en el mundo. Se indicó que Estados Unidos busca cerrar prácticamente el mercado Chino, lo que da a Puerto Rico la oportunidad de participar de ese mercado ante la ausencia de la aportación de China, aunque sea en menor cantidad”, expresó ilusionado el representante Parés-Otero.

El ‘cáñamo’ se define como todas las partes de la planta o sus híbridos que se encuentren en su producto final bajo el punto tres por ciento (.3%) de THC pero nunca penalizable hasta el uno por ciento (1%) de THC durante su proceso de cultivo o manufactura. El THC o el tetrahidrocannabinol es el principal constituyente psicoactivo del cannabis, pero con por cientos tan bajos no tiene el efecto que se busca cuando se consume cannabis.

Por aquello de meter nuestra cuchara, no deja de sorprender como los políticos ponen los intereses particulares primero que a la ciudadanía. La Cámara de Representantes avala otro proyecto para favorecer unas compañías privadas, pero todavía no aprueba los proyectos para ‘despenalizar’ la posesión de pequeñas cantidades de cannabis o una consulta electoral donde el pueblo pueda determinar el futuro de la legalidad de la planta. Pareciera que los intereses politiqueros y económicos fueran por encima de los derechos humanos y las libertades civiles de los puertorriqueños.