Cámara de Representantes de Puerto Rico se niega a despenalizar el cannabis

Las promesas de discutir la ‘despenalización’ de pequeñas cantidades de cannabis en la segunda sesión extraordinaria se quedaron en palabras huecas. En cambio, la sesión extraordinaria sirvió para hacer los nombramientos a puestos de carrera, dejándonos ese típico ‘batataje político’ del que nos tiene acostumbrado el bipartidismo criollo.

Bochornoso es la mejor palabra para describir como la mayoría en la legislatura perdió tanto tiempo y dinero en vistas públicas y discusiones del proyecto de la autoría del senador Miguel Pereira para despenalizar la posesión de pequeñas cantidades de marihuana, y que nunca contara con los votos para su aprobación. “Ese no tiene los votos en la Cámara. Nunca los ha tenido. Por eso es que se ha mantenido ahí”, le señaló el presidente interino Roberto Rivera al El Nuevo Día en referencia a la medida que también fue incluida en la primera sesión extraordinaria y no se aprobó.

También resulta vergonzoso que mientras nuestro país se ahoga en una crisis económica los políticos del Estado Libre Asociado insistan en seguir castigando con penas absurdas de tres años de cárcel, hasta 5 mil dólares de multa y las condenas subsiguientes de hasta seis años de cárcel.

Nadie debe ir a prisión por el uso de sustancias ilícitas, mucho menos por el cannabis. Ya es tiempo de descriminalizar, de regular los mercados, liberar los usos y promover el autocultivo de la marihuana. Una sustancia menos peligrosa que el tabaco y el alcohol que ya son regulados por el estado. Hacemos un llamado a la ciudadanía a que sigua insistiendo, le escriba a los políticos y busquemos que el gobernador electo se atreva a discutir un proyecto de descriminalización y regulación de los mercados.

La descriminalización de la marihuana es un paso de los tantos que tenemos que realizar para acabar con la guerra contras las drogas. Los prohibicionistas se han quedado sin argumentos lógicos que justifique la encarcelación por la mera posesión de marihuana. Tenemos que seguir reclamando una reforma salubrista basada en evidencia científica, donde se priorice en la reducción de riesgos, los derechos humanos y las libertades civiles. Los políticos no pueden seguir anteponiendo sus creencias punitivas basadas en moralismos por encima del bienestar del pueblo.

Más de veinte estados de los Estados Unidos tienen políticas de descriminalización del cannabis, además gran número de ciudades estadounidenses cuentan con reformas con multas civiles que van desde $25 dólares que puede otorgar un policía como si fuera una multa de tránsito. Asimismo, ochos estados y la capital de EEUU cuentan con regulación mercado recreativo del cannabis. Colorado y Washington regularon el ‘uso recreacional’ desde el año 2012, Alaska, Oregón y el Distrito de Columbia en el 2014. Y el pasado noviembre se sumaron California, Maine, Massachusetts y Nevada.

Related posts: