Canadá legaliza el uso del cannabis

En Canadá ya entró en vigor la legalización del cannabis con fines recreativos convirtiéndose en el primer país miembro del G-20 que regula el uso de la planta. El cannabis será producido por compañías privadas bajo licencia gubernamental, la posesión no deberá exceder de los 30 gramos y el 75% del dinero recabado en impuestos será para las provincias; el otro 25% restante será destinado para el gobierno central.

Los canadienses también pueden cultivar hasta cuatro plantas de marihuana en su hogar y comprarlas a un minorista provincialmente regulado.

Sin embargo, las regulaciones cuentan con disposiciones federales, provinciales y municipales, especialmente respecto al consumo.

El país llevaba meses preparándose para está ley, el proyecto fue presentado por el primer ministro Justin Tredeau tan pronto fue electo. Luego, la Cámara y el Senado aprobaron la legalización en junio y se proyectó que la ley entrara en vigor en el día de hoy.

Mantener la droga ilegal “ha permitido a los delincuentes y al crimen organizado obtener ganancias, mientras que no logra mantener el cannabis fuera del alcance de los jóvenes canadienses”, expresó el gobierno en un comunicado de prensa el año pasado. El Departamento de Justicia de Canadá expresó que históricamente, la mayoría de los delitos de drogas denunciados por la policía han involucrado a la marihuana.

El gobierno de Canadá supervisará la producción y fabricación del medicamento. Los gobiernos provinciales y municipales tienen control sobre la venta al por mayor, y también podrán establecer leyes sobre el consumo público.

En las provincias sin un marco minorista regulado, los canadienses pueden comprar marihuana por internet a un productor con licencia federal con servicio de “entrega segura en el hogar”.

“Las provincias aprenderán unas de otras, las municipalidades aprenderán unas de otras”, señaló la ex viceprimera ministra Anne McLellan a “Here and Now” en septiembre. McLellan agregó que los ingresos por impuestos anticipados de las ventas de cannabis generadas se utilizarán para investigar tratamientos contra la adicción, para recursos y tratamiento de salud mental y para la educación pública sobre el uso de drogas.

“Entendemos que cuando visitamos estados en Estados Unidos que han legalizado [la marihuana], es muy importante salir y educar a la comunidad”, expresó McLellan. “Creo que el gobierno de Canadá está listo”.

Informes estiman que el mercado canadiense de marihuana alcanzará los $7 mil millones para 2019.

El primer ministro Justin Trudeau le recalcó a los reporteros la semana pasada que buscaría indultos para los canadienses condenados por posesión de cannabis. Antes de la nueva ley, la simple posesión de cannabis era castigable con multas de hasta mil dólares y seis meses de prisión.

La ley federal estipula que la edad mínima de compra y consumo será de 18 años, pero permite que las provincias impongan otras. Por ejemplo, Quebec  y Alberta mantendrán la señalada por el gobierno central, mientras que en el resto del país será de 19 años. Respecto al cultivo doméstico, la federación va a tolerar un máximo de 4 plantas por hogar, punto que Manitoba y Quebec decidieron prohibir.

Otro aspecto que muestra las diferencias interprovinciales es el sistema de ventas. Aunque provincias contarán con tiendas privadas. En Nueva Escocia estará disponible en establecimientos gubernamentales que venden alcohol. Los habitantes de Ontario sólo podrán comprarla a las autoridades por internet, ya que el Gobierno otorgará licencias a principios del próximo año para tiendas particulares. Por su parte, Quebec contará con una empresa pública que tendrá locales y un servicio en línea.

Por otro lado, otro punto bastante complejo lo será, en cuanto a disposiciones de los distintos niveles gubernamentales, tiene que ver con los lugares de consumo. Aunque mayormente estará prohibido consumir en cualquier sitio público. En Ontario, se podrá fumar marihuana en aceras, parques y habitaciones de hotel autorizadas, pero no en espacios deportivos, una reglamentación idéntica a la del tabaco.

La legalización impondrá mayores sanciones a quienes conduzcan bajo el influjo del cannabis. Un conductor que tenga entre 2 y 5 nanogramos de THC por mililitro de sangre deberá pagar una multa de mil dólares. Quien supere los 5 nanogramos recibirá además una pena carcelaria que, en casos graves, puede llegar a los 10 años. Una sanción muy peligrosa que pone en riesgo a cualquier fumador habitual.

Según estadísticas Canadá, 4.9 millones de canadienses consumieron 20 gramos o más de cannabis en el país. Antes de que se presentara la media en junio de 2017, una encuesta señaló que 7 de cada 10 canadienses estaban a favor de la legalización.

Canadá es el segundo país en el mundo en legalizar el uso recreativo de la droga. Uruguay se convirtió en el primero en 2013.