“El cannabis puede ayudar a reducir el consumo de drogas como el crack”

El cannabis ha sido identificado como un potencial sustituto para los usuarios de opioides legales o ilícitos, pero un nuevo estudio en Vancouver, Canadá muestra cómo el cannabis también puede ayudar a reducir el deseo de otras sustancias altamente adictivas como el crack.

Científicos del BC Center on Substance Use investigaron a 122 personas que consumieron crack en el Downtown Eastside de Vancouver durante un período de tres años y descubrieron que se reportó que se consumió menos crack cuando frecuentemente estos optaron también por consumir cannabis.

“No estamos diciendo que estos resultados significan que todos serán capaces de fumar unos cigarros de marihuana y olvidar el hecho de que son dependientes de crack”, señaló M. Milloy, epidemiólogo de enfermedades infecciosas en el centro y autor principal del estudio. “Lo que nuestros hallazgos sugieren es que los cannabinoides podrían desempeñar un papel en la reducción de los daños del uso de crack para algunas personas”.

“La siguiente prueba sería: ¿en qué medida y para quién?”

Estos resultados fueron publicados en la revista internacional Addictive Behaviors, haciendo referencia de un estudio más pequeño de 25 usuarios de crack en Brasil, que descubrió que hasta dos tercios de ellos podían dejar de consumir esa droga mientras consumían cannabis.

Un análisis global reciente estima que el número de personas usuarias a cocaína es de unos siete millones, señaló Milloy, un gran número de estos personas son consumidores crack en las ciudades de América.

“Se han encontrado en investigaciones anteriores cómo la gente que usa crack tiene altas probabilidades de sufrir dependencia, sino también otros riesgos, en particular, el contagio de VIH y Hepatitis C”, señaló doctor Milloy. A la vez que criticó que los especialistas en adicción de Vancouver pueden ofrecer a los consumidores de heroína algunas drogas sustitutas efectivas y legales como suboxone y metadona, pero no hay terapias de sustancias sustitutas para las personas usuarias de crack.

El cannabis fue considerado menos peligroso que el tabaco en un estudio de 2010 que clasificó 20 drogas legales e ilegales basadas en la dependencia, los daños sociales y físicos que causan. El informe, publicado en la revista médica británica The Lancet, señala que ambos eran considerados mucho menos peligrosos para los usuarios y el público en general que la heroína, la cocaína y el alcohol.

Próximamente se regulará el consumo de cannabis en Canadá, y expertos en salud pública como el Dr. Milloy han instado al gobierno federal a considerar los peligros – y los posibles beneficios – que la reforma canadiense puede ofrecerle al mundo.

Un posible beneficio para la salud pública es que más personas puedan sustituir el cannabis por alcohol o por opiáceos.

Por otro lado, un estudio reciente de la Universidad de Columbia Británica encontró que más de la mitad de los 271 pacientes de marihuana medicinal entrevistados dijeron que consumen cannabis para ayudarles a bajar el consumo de los medicamentos recetados más fuertes, sustituyendo el cannabis por los opioides. La investigación muestra que los pacientes están usando el cannabis de manera efectiva para reemplazar el uso de analgésicos legales e ilícitos que han llegado a convertirse en una crisis de salud en ciudades norteamericanas.

En efecto, los investigadores han encontrado que en las ciudades de Estados Unidos que han regulado el uso terapéutico del cannabis se ha disminuido significativamente las sobredosis de opioides. Pero especialistas señalan que para poder tener investigaciones más dirigidas de los beneficios del cannabis como sustituto a otras drogas es necesario que los científicos y médicos promovuevan un cambio de discurso cultural sobre la investigación y regulación terapéutica del cannabis, las condiciones legales existentes en los Estados Unidos no promueve este tipo de investigación.

Fuente: The Globe

Related posts: