Casa Blanca agiliza procesos burocráticos para realizar investigaciones con cannabis

A pesar que casi la mitad de los estados y territorios norteamericanos cuentan con un sistema de cannabis medicinal regulado, y cada vez son más los estados que legalizan el uso recreativo de marihuana, la ley federal de los Estados Unidos pone muchísimas limitaciones para llevar acabo investigaciones científicas con la planta.

Pero la Administración de Barack Obama anunció que algunos permisos administrativos serán cosa del pasado y esta semana eliminó los requisitos burocráticos de la revisión del Servicio de Salud Pública y la Oficina de Política Nacional de Control de Drogas (ONDCP), también conocida como la oficina del zar antidrogas. Esto ayudará a facilitar y agilizar los permisos para investigaciones con cannabis.

En la actualidad cualquier persona interesada en llevar a cabo investigaciones con la planta, necesitaría fondos privados para la investigación y pasar por unos extensos permisos burocráticos. Un proceso sumamente costoso, que puede durar años y es poco atractivo para las universidades.

“Prohibir una medicina es violentar derechos humanos.” http://descriminalizacion.org

Posted by Descriminalización.org on Miércoles, 22 de octubre de 2014

“La Administración Obama ha apoyado activamente la investigación científica sobre si la marihuana o sus componentes pueden ser medicamentos seguros y eficaces. La eliminación de la revisión del Servicio de Salud Pública debe ayudar a facilitar la investigación y ayudar en nuestro entendimiento tanto de los efectos adversos y los usos terapéuticos potenciales para la marihuana o sus componentes,” señaló un representante de la ONDCP.

Aunque la investigación con marihuana tiene otras restricciones se espera se puedan reformar luego de la decisión tomada por Casa Blanca. La mayoría de estas limitaciones fueron presentadas el pasado marzo en el proyecto bipartidista CARERS Act, donde se busca eliminar la incertidumbre que rodea el consumo de marihuana en los estados que han permitido su uso para fines médicos pero mantiene las restricciones federales.

Algunas ejemplos de estas limitaciones, lo son que el único proveedor de marihuana permitido por el gobierno se encuentra en la Universidad de Mississippi donde se cultiva desde el 1970. El proveedor gubernamental no puede cumplir con la alta demanda de marihuana que se le requiere, por lo que resulta necesario que se abran nuevos centros de distribución.

Por otro lado, teniendo en cuenta la cantidad de estados que han regulado el uso de marihuana medicinal, es absurdo seguir manteniendo las restricciones sobre las investigaciones. Desde el año 1999, la marihuana se ha clasificado como una droga de Clasificación 1 –poniéndola en la misma categoría que la heroína y el LSD — lo que significa que no tiene “ningún uso médico aceptado actualmente y un alto potencial de abuso” y es uno de “los más peligrosos drogas ” según la clasificación.

Argumentos que las mismas agencias federales han desmentido. Según informes del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA, por sus siglas en inglés), contradice la creencia común de que la marihuana es adictiva. Las estimaciones de la investigación sugieren que el 9% de los consumidores de marihuana, de cada diez personas solamente 0.9, pueden tener problemas de dependencia y es mayormente sicológica.

Para finalizar, mientras más estados continúen aprobando regulaciones y se continúe con la construcción de más evidencia de los beneficios del cannabis, se espera que siga creciendo las solicitudes para hacer investigaciones. Además, el gobierno de Obama tiene la presión de cambiar la ley, debido a que son varios los países que están haciendo investigaciones con cannabis dejando a los investigadores norteamericanos rezagados en la industria.