Colombia regula el uso terapéutico del cannabis

El Gobierno de Colombia ha firmado un decreto en el que regula la producción, la tenencia y cultivo de semillas y plantas de cannabis, y la tramitación de la marihuana para que en 2016 los pacientes que sufren intenso dolor, convulsiones o náuseas puedan acceder al tratamiento. Con la marihuana se podrán fabricar ungüentos, jarabes, pastillas, entre otros, para tratar enfermedades como VIH, cáncer, epilepsia y distrofia muscular destinados a fines estrictamente médicos y científicos. Esto supone una licencia legal para cualquiera de estos procesos. La medida no despenaliza ninguno de esos procesos para fines distintos a los medicinales.

En Colombia el uso del cannabis con fines terapéuticos ya estaba permitido por una ley de 1986, pero su aplicación quedaba pendiente “debido a la falta de reglamentación”. Ahora con la ley que entrará en vigor se define aspectos como: actividades de Investigación, áreas de cultivo y fabricación, prácticas agrícolas, buenas prácticas de laboratorio, manufactura, entre otras reglamentaciones. También precisa conceptos como cannabis y sus derivados, cosecha, estupefaciente, exportación e importación legal, licencias, etc. El decreto también establece los requisitos para obtener una Licencia de Cultivo, la cual debe ser expedida por el Consejo Nacional de Estupefacientes, previo el lleno de requisitos como: delimitación del área de cultivo, documentos, legalidad del predio y los solicitantes de la licencia, plan de cultivo, idoneidad de los cultivadores, protocolo de seguridad, póliza de seguros, etc.

El gobierno advierte que en nada afectará la lucha contra las drogas de parte de las autoridades y establece que “sin previo aviso y cuando lo estime conveniente”, el Consejo Nacional de Estupefacientes y la Policía “podrán realizar visitas esporádicas al predio donde se desarrolle el cultivo con el fin de verificar las condiciones de seguridad del mismo y las reglas de seguridad,” establecidas en la reglamentación.

La medida establece los requisitos que deben ser cumplidos en su totalidad por los licenciatarios (de cultivo, producción, fabricación o exportación), en materia de infraestructura (instalaciones adecuadas), seguridad, entre otros procesos de la cadena productiva.

Las licencias para la fabricación serán reguladas por el Ministerio de Salud, cuando se trate de productos farmacéuticos con base en la marihuana o sus derivados. Por otra parte, para las licencias de investigación “cualquier universidad colombiana o centro de investigación debidamente acreditados podrá solicitar una Licencia Científica para ejecutar Actividades Médicas y Científicas” con base en los derivados del cannabis y sus aplicaciones farmacéuticas.

Asimismo, el Congreso estudia otro proyecto de ley sobre cannabis medicinal, que espera definir y ampliar las tasas de cultivos y otros detalles de la norma.

En Colombia, es legal cultivar hasta 20 plantas de marihuana y la posesión de dosis personales de 20 gramos está despenalizada desde 2012, cuando la Corte Constitucional ratificó una sentencia del 1994.

Vea documental: “Plan Colombia: Cashing in on the Drug War Failure”

Related posts: