Colorado: una industria de marihuana a favor de la educación pública

La regulación de la industria de la marihuana en Colorado generó $700 millones de dólares el año pasado, según un análisis de los datos fiscales publicado recientemente por el Departamento de Ingresos del Estado. En el 2014, las tiendas y dispensarios de Colorado vendieron $386 millones de marihuana medicinal y $313 millones para fines recreativos. Los dos mercados generaron $63 millones en ingresos fiscales, además de $13 millones recogidos en las licencias y cuotas adicionales, según el análisis hecho por el Washington Post.

El impacto económico total de la industria de la marihuana del estado es probablemente muchísimo mayor, ya que estas cifras no incluyen las ventas de productos relacionados con la marihuana, como las pipas y bongas, y no cuantifica el aumento en otras áreas como el turismo, el aumento en el consumo de hoteles, restaurantes y otros mercados del estado.

Además, de acuerdo con los últimos datos del Departamento de Educación de Colorado, la regulación del mercado de marihuana ha generado más de $15 millones en ingresos fiscales que se destinan específicamente para las escuelas públicas. Desde el primero de enero 2014, cuando se abrieron las tiendas para la venta de marihuana, el programa Building Excellent Schools Today (BEST) recuperó 15.6 millones, dijo para Huff Post, Scott Newell, director de la oficina de construcción del Departamento de Educación. Los fondos de marihuana para las escuelas se generaron a través del 15% del impuesto sobre la venta de marihuana aprobado mediante votación.

La oficina de Newell supervisa los fondos asignados para la construcción de escuelas en el estado a través del ‘Programa Best’. Además de los impuestos al consumo de marihuana, la financiación adicional del programa está provisto de fondos estatales indirectos de la lotería e intereses, así como el fideicomiso de tierras estatales –todos los cuales se pone en un fondo único– y se reparte los fondos a los distritos y las escuelas necesitadas. “Este es el primer año que el impuesto a la venta de marihuana formará parte de los ingresos “, dijo Newell.

El Denver Post informó recientemente que las empresas estatales de marihuana vendieron una cantidad récord de marihuana el pasado enero del 2015, se produjeron más de $2.3 millones en impuestos para las escuelas en un sólo mes.

“El dinero de la venta de marihuana que solía desaparecer en el mercado subterráneo ahora forma parte de la recaudación de impuestos para la construcción de escuelas en el estado,” dijo Mason Tvert, director de comunicación del Marijuana Policy Project y uno de los activistas principales de la Enmienda 64 para la legalización en Colorado. “Los votantes de Colorado querían una parte de los ingresos fiscales se utilizarán para mejorar nuestras escuelas públicas, y eso es exactamente lo que está pasando.”

“Además de controlar la producción y venta de marihuana”, dijo Tvert, “se está generando grandes ingresos para los programas escolares, de lo contrario no hubiera financiación suficiente.” Tvert agregó que la creación de nuevos ingresos fiscales no es la razón más importante para terminar con la prohibición, sin embargo es uno de los beneficios.

La Enmienda 64, aprobada en noviembre de 2012, legalizó la posesión y uso de hasta una onza de marihuana para uso no médico entre mayores de 21 años, así como su producción y venta de acuerdo al nuevo marco legal. La enmienda también permite que cada persona cultive hasta seis plantas, con un límite de 12 plantas por familia. Sin embargo, se sigue prohibiendo el consumo de marihuana en lugares públicos.

Fuentes: Washington Post, Huff Post

Related posts: