“Con la información y los medios adecuados, la gente cuidará de su salud”

Una de las principales organizaciones pro reformas a las políticas de drogas en los Estados Unidos, aprovechó el mes de la herencia hispana (15 de sept-15 de oct) para hacer un tributo por sus redes sociales a activistas y organizaciones latinas que luchan por acabar la ‘guerra contra las drogas’. En el mismo, la organización Drug Policy Alliance reconoce al compañero Rafael Torruella, director de Intercambios Puerto Rico, por su lucha por reformar las políticas de drogas de drogas en Puerto Rico y la región.

Parte de su escrito lee:

“El activista que estableció el programa de intercambio de jeringuillas más grande de Puerto Rico”

El movimiento por la reformas a las políticas sobre drogas es una enorme coalición que reúne a personas que luchan por las reformas al sistema criminal, por la justicia racial, las libertades individuales, la dignidad, los derechos humanos, la salud y la seguridad pública. Hay expertos que trabajan por la reducción de daños, defensores que luchan por eliminar las punitivas penas carcelarias, activistas impulsando la legalización de la marihuana. A veces coincidimos, colaboramos, y nos apoyamos; sin embargo, es raro encontrar a alguien que luche activamente y que una todas esas piezas de este movimiento para reformar las políticas de drogas.

DPA reconoce a Rafael Torruella, como un activista quien encarna lo que significa ser un activista por la reforma a las políticas de drogas en el sentido más amplio. Nació y creció en San Juan, Puerto Rico, siendo testigo de los problemas asociados con el uso de drogas y las políticas de control de las mismas. En Puerto Rico, más del 40% de las nuevas infecciones de VIH son causadas por el uso de jeringuillas contaminadas. Rafael sabía que hay un problema con la manera en que el gobierno lidia con el uso de drogas, con la marginalización de las personas que usan drogas. Pero fue su abuela lo que motivó a irse a estudiar y trabajar con estas comunidades en la ciudad de Nueva York.

Rafael vivía en Nueva York y trabajó en el programa de intercambio de jeringas de CitiWide Harm Reduction en el barrio South Bronx, antes de regresar a casa para establecer lo que posteriormente se convertiría en el programa de intercambio de jeringas más grande de Puerto Rico, Intercambios, que provee de más de 150,000 jeringas al año en 15 comunidades de 6 municipalidades de Puerto Rico. Intercambios Puerto Rico opera en un modelo de asistencia entre pares, con equipo e información otorgada por personas que solían usar drogas, o que las usan actualmente.

Para Rafael, la reducción de daños se trata de empoderar a las personas que usan drogas: trabajar con ellas, no para ellas. Se trata de literalmente encontrar a la gente donde están, pues hace intercambios móviles, para que los recursos y la información no sean inaccesible, sino que sean llevadas a las comunidades.

Rafael se enfoca en proveer educación sobre el equipo, enseñando cómo inyectarse de manera segura, cómo prevenir contagios de VIH, cómo reconocer una potencial sobredosis, y qué hacer frente a una. “Con la información y los medios adecuados, la gente cuidará de su salud,” es la vocación de Rafael.

Después de años de labor, Rafael se dio cuenta de que proveer servicios solamente no iba a cambiar los problemas más amplios del sistema de encarcelación masiva y la exclusión social. En Puerto Rico, las leyes son tan severas que una persona podía ser encarcelada por diez años por posesión simple de cannabis en áreas recreativas. Basados en la necesidad de acciones más amplias, Rafael y sus compañeros lanzaron Descriminalizacion.org, una campaña que lucha por la descriminalización del uso de drogas, que ha tenido triunfos importantes. Leyes de descriminalización y de marihuana medicinal han sido introducidas a la legislación puertorriqueña, y recientemente, el gobernador presentó órdenes ejecutivas que reclasificaron la cannabis para uso medicinal, e hicieron de la posesión de marihuana una prioridad baja para las fuerzas de seguridad pública. Además, el senado aprobó una propuesta de ley para prevenir sobredosis y distribuir naloxona, elaborada en conjunto de activistas de salud pública, entre ellos Rafael.

Rafael cree en el poder de las coaliciones. Es miembro fundador de la Coalición Puertorriqueña de Reducción de Daños (CoPuReDa) y está expandiendo su trabajo al Caribe, proveyendo de asistencia técnica para la reducción de daños y el intercambio de jeringuillas en la República Dominicana y en las Islas Vírgenes de los Estados Unidos. Rafael asegura que “nos asumimos como caribeños y latinoamericanos”. Su trabajo ha sido muy valioso en el avance de las reformas en la región. Rafael Torruella trabaja a través de diferentes países, culturas, y problemáticas; y tenemos suerte de contar con él en el movimiento de reformas a las políticas de drogas.

Related posts: