Congreso de médicos de familia exige reformas a las políticas de marihuana

Una de las organizaciones de médicos más grande en los Estados Unidos le exigió al gobierno federal la despenalización y reclasificación del cannabis para facilitar su uso médico e investigativo.

A principios de octubre, la Academia Americana de Médicos de Familia (AAFP) aprobó dos resoluciones a favor de reformar las políticas de marihuana, en su congreso anual de delegados celebrado en Denver.

La AAFP aprobó la Resolución 503, presentada por un grupo de delegados del estado de Nueva York, la que solicitó la despenalización de la marihuana, argumentado que los fondos que ahora se destinan al encarcelamiento de quienes usan esa sustancia tendrían un mejor propósito si se destinasen a educar u ‘ofrecer tratamientos’.

Los delegados de la organización también consideraron una resolución más amplia en relación con la legalización de la marihuana, presentada por el capítulo de AAFP de Nueva York. La propuesta habría puesto la organización oficialmente en apoyo de “leyes para legalizar la posesión y cultivo de marihuana para uso personal para personas mayores de 21 años”. Al presentar la resolución más amplia, un delegado de Nueva York sostuvo que, “el consumo de marihuana debería ser tratado, similar al alcohol. Aunque, sabemos que también tiene efectos en la salud, entendemos que es un asunto y decisión personal“.

Pero, de acuerdo con la revista médica Medscape, algunos delegados en la reunión se mostraron incómodos, por lo que la resolución se modificó para limitarse a despenalización en lugar de la plena legalización.

Además, en el Congreso se ratificó la Resolución 504, respaldada por delegados de Minnesota, la que propone exigirle al Gobierno federal reclasificar la marihuana de una sustancia de Clasificación Tipo 1 (es decir, sin propiedades medicinales) a una sustancia de Clasificación Tipo 2 (con propiedades medicinales aunque altamente adictiva), por supuesto, según el sitio de internet de la AAFP. Si esa reclasificación tuviese efecto, se eliminarían parte de las restricciones que ahora limitan severamente el uso de fondos federales para investigaciones.

En la actualidad, las leyes federales consideran a la marihuana ilegal, pero 23 estados, y Washington, DC y Guam, permiten su uso por razones médicas. Además, cuatro estados (Alaska, Colorado, Oregón y Washington), junto con la capital de EEUU, autorizaron la venta legal de marihuana recreativa.

Esa creciente discrepancia entre las leyes federales y estatales crea una “injusticia social”, porque la mayoría de las personas arrestadas por posesión de marihuana en Estados Unidos fueron afroamericanos o latinos, concluyeron en su reporte los delegados de la “American Academy of Family Physicians“, que representa a más de 120 mil médicos de familia y estudiantes de medicina de los Estados Unidos.