Consejos para manejar el estrés luego de una catástrofe

Las catástrofes puedan causar grandes problemas emocionales. Por lo que aprovechamos los consejos que brinda el Departamento de Salud y el Substance Abuse and Mental Health Services Administration (SAMHSA) para luego que se sufre un evento atmosférico como el Huracán María.

Cuídese. Trate de alimentarse bien, controle el uso del alcohol y las drogas y haga algo de ejercicio siempre que pueda; incluso una vuelta a la manzana puede ayudarle.

Recurra a sus amigos y sus familiares.

Hable con alguien de confianza.

Foto: Facebook.com/bayrex.jimenez

Hable con sus hijos. Es posible que estén asustados, enojados, tristes, preocupados y confundidos. Explíqueles que es bueno hablar de lo que piensan y sienten. No permita que pasen mucho tiempo mirando o escuchando noticias sobre la catástrofe. Ayude a los niños y a los adolescentes a mantener en lo posible una rutina normal.

Duerma bien y suficiente. Algunas personas tienen dificultades para dormir después de una catástrofe, y otras se despiertan varias veces durante la noche.

Si tiene problemas de insomnio:

  • Acuéstese solo cuando esté listo para dormir
  • No mire televisión ni use su teléfono celular ni su computadora portátil en la cama
  • No coma (especialmente azúcar) ni beba cafeína ni alcohol por lo menos una hora antes de acostarse

Si se despierta y no puede volverse a dormir, trate de escribir lo que piensa en un diario personal o una hoja de papel

Cuide a sus mascotas o salga afuera al aire libre. La naturaleza y los animales pueden ayudarle a sentirse mejor. Ofrézcase como voluntario para trabajar; es muy posible que necesiten ayuda después de una catástrofe. Cuando ya no haya peligro en visitar parques o bosques, busque un lugar tranquilo para sentarse o salga a dar un paseo.

Sepa cuándo pedir ayuda. Los síntomas de estrés pueden ser reacciones normales y breves a los acontecimientos inesperados, no solo después de una catástrofe sino también después de una muerte en la familia, o la pérdida de empleo o de un divorcio

Es importante prestar atención a lo que uno siente y a lo que sienten los seres queridos porque lo que parece ser un “estrés normal” puede ser en realidad:

  • Depresión (incluidos pensamientos suicidas)
  • Ansiedad
  • Abuso del alcohol u otras drogas

Si es posible que usted o alguien que usted conoce está deprimido, tiene episodios de ansiedad extrema, bebe o utiliza drogas excesivamente. Puede llamar a la línea de ayuda administrada por la Substance Abuse and Mental Health Services Administration (SAMHSA) of the U.S. Dept. of Health and Human Services (HHS): (1-800-985-5990) en español o en envíe un Mensaje SMS “Hablanos” al 66746. Para Puerto Rico e Islas Vírgenes (1-212-461-4635).

De igual forma, Puerto Rico cuenta con la Línea PAS (Primera Ayuda Sicosocial) de ASSMCA (1-800-981-0023), disponible 24 horas, todos los días del año.

Si usted o alguien que usted conoce no puede recuperarse después de una catástrofe, sepa que no está solo. Busque ayuda.

Related posts: