Defienden ofertas cibernéticas y proponen ‘certificar’ a todo médico primario

En los últimos años, las vistas públicas para discutir los asuntos de ‘cannabis medicinal’ se han caracterizado por la búsqueda de mayores regulaciones, incluso, en ocasiones más restricciones que a los típicos medicamentos sobre controladas de farmacia.

La semana pasada la Comisión de Relaciones Federales, Políticas y Económicas que preside Thomas Rivera Schatz mientras evaluaba la implementación de la Ley 42 de 2017 conocida como la  ‘Ley para  manejar el estudio, desarrollo e investigación del cannabis para la innovación, normas aplicables y límites” (Cannabis Medicinal). En un momento dado se recomendó que la nueva ley procure que mediante educación continuada los médicos primarios puedan recomendar a sus pacientes cannabis medicinal.  

En Puerto Rico hay 323 doctores que están autorizados a recomendar el cannabis medicinal de un universo de sobre 10 mil médicos en la Isla. En la Vista Pública salió a relucir que el proceso para recibir el cannabis medicinal comienza con los médicos primarios y estos refieren a los pacientes a médicos autorizados con un diagnóstico y un historial. A menos que ese médico primario esté autorizado para recetar cannabis. 

Debido a la poca cantidad de médicos autorizados para recetar cannabis en la Isla y los continuos cuestionamientos de la relación médico-paciente que exige la ley, el presidente del Institute for Medical Cannabis (IMC)Alberto Burckhart, sugirió que se evalúe que los médicos tomen cursos de educación continua sobre este tema pueda recomendar el cannabis medicinal. “Las personas no tuviesen que buscar otro médico que no sea su médico primario”, comentó.

Esta recomendación fue avalada por el senador Rodríguez Mateo quien añadió que en el proceso de recertificación de licencias de los médicos deberían de tomar cursos obligatorios. El presidente del Senado dijo que eso se puede establecer mediante Ley.

Al senador y doctor Carlos Rodríguez Mateo le llamó mucho la atención que la condición principal por la cual se otorga el cannabis medicinal a los pacientes sea por desorden de ansiedad. “Me resisto a pensar que todos los pacientes que tengan desorden de ansiedad no tengan otra alternativa que no sea el cannabis”, expresó el legislador tratando de imponer miedo alrededor del cannabis.

Durante la audiencia pública salió a relucir la sobre preocupación de proteger el mercado de eventos y promociones que pudieran afectar la industria por poder ser considera como ilegal.

Propagandas electrónicas en Gustazos

Los representantes de las empresas, Knox Medical como NextGen Pharma y Bwell Healing Center defendieron el uso de promoción mediante plataformas electrónicas como lo es el programa de descuentos Gustazos al utilizar la herramienta para llegar a cerca de 800 mil familias.

Según informó la licenciada Deliris Ortiz Torres, Knox Medical apoya la promoción del cannabis medicinal mediante descuentos siempre y cuando se hagan bajo el marco de la ley protegiendo el acceso a los menores. “Estos constituyen otro mecanismo eficaz de promoción que, además, permite la asequibilidad del tratamiento a un mayor número de pacientes considerando que el costo del cannabis no está cubierto por planes médicos”, indicó.

Por su parte, el empresario Julián Londoño de NexGen Pharma y de Bwell Healing Center destacó que a lo mejor el nombre de la plataforma de Gustazo no les favorece pero “sí podemos probar el modelo de plataforma de hacerle llegar a esos potenciales pacientes una oportunidad  entendiendo que esto no es garantía de que si compra el Gustazo va a salir con una licencia”. Acto seguido indicó que solamente se han rechazado el cinco porciento de las solicitudes presentadas a través de Gustazos por lo que le devuelven el dinero.

Rivera Schatz dijo que contempla visitar estos centros como parte de la investigación senatorial.