Denuncian como inconstitucional el toque de queda decretado por el gobernador

El gobernador de Puerto Rico Ricardo Rosselló informó a través de las redes sociales que se impondrá un toque de queda hoy 31 de octubre, día de Halloween. Aprovechó el periodo de “emergencia” que vive la Isla, para imponer un toque de queda será de 10:00 p.m. a 5:00 a.m. del 1 de noviembre.

El gobernador alega que con esta medida se busca “garantizar la seguridad de los ciudadanos”.

Pero la American Civil Liberties Union of Puerto Rico (ACLU) denunció que dicha orden atenta innecesariamente contra el derecho de las a transitar libremente por las vías públicas de nuestro país sin temor a ser intervenidos o arrestados por los oficiales del orden público. También representa una agresión al derecho fundamental a la libre expresión y a asociación al considerar que es una fecha que muchas personas tradicionalmente se disfrazan y se reúnen para participar en actividades y fiestas de forma pacífica y legítima.

Un toque de queda es un mecanismo extremo, que solamente debe ser empleado en circunstancias de absoluta necesidad. La celebración del día de Halloween y la situación de ausencia de energía eléctrica no deben ser justificación para que el gobierno interfiera con el libre movimiento de las personas y con las actividades de libre expresión y asociación protegidas.

En momentos en que el país vive circunstancias tan difíciles en términos institucionales y estructurales, este toque de queda abre la puerta al abuso de este mecanismo por parte del gobierno, tal y como lo que ocurre en estados represivos y autoritarios. Recordemos que recientemente se dio por terminado otro toque de queda indefinido. Por otra parte, en consideración a los estragos ocasionados por el Huracán María, un toque de queda arbitrario representa un duro golpe a la economía, particularmente a los pequeños comerciantes.

“El lenguaje de esta orden es extremadamente amplio y vago, ya que también se extiende a actividades protegidas por la Constitución sin excepción alguna”, señaló el licenciado William Ramírez, Director Ejecutivo de la ACLU. “¿Será esta la nueva normalidad en Puerto Rico? ¿Estos toques de queda se extenderán a parrandas navideñas? En todo caso, si hay una preocupación legítima por la seguridad, la Superintendenta de la policía de Puerto Rico debe implementar un plan de vigilia y patrullaje adecuado, sin necesidad de transgredir los derechos fundamentales de las personas a transitar libremente por las vías públicas del país”, añadió Ramírez.

La ACLU hace un llamado al gobernador de Puerto Rico que deje sin efecto el toque de queda, y que se respete los derechos fundamentales de las personas.

Related posts: