Denver regula el ‘consumo social’ de cannabis en eventos y establecimientos

En la ciudad de Denver, Colorado, se aprobaron las regulaciones para que se pueda consumir cannabis en establecimientos permitidos. Las reglamentaciones para el “consumo social” de cannabis en comercios locales, forma parte de un plan piloto de cuatro años que será implementado en los negocios que lo soliciten a finales del mes de agosto.

Tras meses de debate se desarrolló un reglamento para “áreas designadas para el consumo de marihuana”, en establecimientos con licencias. Esto como parte de la Iniciativa 300, aprobada el pasado noviembre mediante consulta electoral, lo que permitirá los primeros “clubes” en los Estados Unidos.

El proyecto crea reglas específicas sobre los lugares en los que puede permitir el consumo, los pasos para obtener las licencias, cuyo costo será de dos mil dólares, y las medidas de seguridad para proteger a quienes asistan a los “clubes” y para los vecinos de la zona.

El reglamento establece que los “clubes” no podrán estar a menos de 300 metros de alguna escuela ni podrán operar en zonas residenciales. Además, antes de obtener una licencia anual los propietarios de los locales deberán obtener el respaldo de la organización vecinal o de una organización de fomento empresarial.

Los casi 400 dispensarios de cannabis que operan en Denver y las tiendas de venta de licor no podrán convertirse en “clubes”, según el reglamento.

Como parte de los cambios que sufrió la propuesta original, el departamento de licencias no exigirá que los clientes tengan que firmar relevos de responsabilidad al entrar en un área de consumo. Sin embargo, las empresas deben publicar un aviso visible avisando a los clientes que son responsables de sus propias acciones, deben consumir cannabis de manera responsable, no se debe conducir si se siente incapaz de realizarlo y no pueden compartir la marihuana a cambio de dinero.

Los defensores de la medida argumentaron que la reforma reduciría el consumo en lugares públicos al proporcionar lugares para consumir cannabis, en especial para los turistas y para algunos residentes que no pueden fumar o vaporizar en su residencia, así como personas que quieren hacerlo socialmente.

Al anunciar las nuevas reglas, Ashley Kilroy, directora ejecutiva del Departamento de Licencias, enfatizó que los “clubes” no comenzarán a operar durante el verano, como muchos negocios interesados lo habían solicitado, ya que las autoridades municipales deben actualizar antes su sistema de procesamiento de licencias.

La ciudad comenzará a aceptar las solicitudes para finales de agosto para permitir las áreas de consumo social sobre una base anual o para eventos.

El tiempo necesario para que los solicitantes puedan obtener el respaldo de una organización de vecinos registrada, o una junta del distrito de mejoramiento de negocios u otro grupo de interés. Eso les da a esos grupos el poder de establecer las condiciones de operación para las áreas de compensación, para adultos de 21 años o más en interiores o al aire libre, donde los clientes podrían consumir su propio cannabis. Para el consumo en establecimientos cerrados tendrían que seguir las regulaciones de fumar del estado.

Las empresas interesadas hasta el momento han sido centros de yoga, cafeterías con patios traseros y bares o restaurantes, aunque los titulares de licencias deben estar dispuestos a cumplir con estrictas reglas de exclusión de alcohol para eventos regulares o especiales.

Los legisladores estatales podrían cambiar las leyes sobre el tema del consumo en público y el I-300 requiere que el Concejo Municipal de Denver supervise el programa hasta el año 2020.

En Colorado, el consumo de cannabis con fines recreativos fue aprobado desde 2012, aunque solo se permite su consumo en propiedades privadas.

Fuente: DenverPost

Related posts: