Desarrollan guías de reducción de daños para usuarios de drogas

En todas las regiones del mundo, las personas que se inyectan drogas son afectadas de manera desproporcionada por el VIH. A nivel mundial, las personas que se inyectan drogas son 28 veces más propensas a vivir con el VIH que la población general.

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH / SIDA (ONUSIDA) y el Banco Mundial calculan que en 2014, alrededor de 11.7 millones de personas se inyectan drogas en el Mundo, de las cuales se estima que un 14% (1.6 millones) viven con VIH. Sacando de la ecuación a los países de África Subsahariana, el consumo de drogas inyectables representa el 30% de las nuevas infecciones de VIH.

Las personas que se inyectan drogas también tienen las tasas más altas de hepatitis C (VHC) y tuberculosis que la población general. La tasa global de VHC entre las personas que se inyectan drogas es del 52%, sobrepasando en gran medida la alta prevalencia del VIH.

Entre las causas inmediatas de estas disparidades está la falta de acceso constante a jeringuillas estériles, escases de terapias de sustitución de opioides (OST), preservativos y lubricantes, pruebas de VIH y terapia antirretroviral (ART) para las personas que viven con el VIH. En efecto, el acceso a intervenciones basadas en evidencia no da abasto para ayudar a prevenir enfermedades de transmisión como el VIH y la hepatitis C.

Para transformar esta realidad es fundamental involucrar a la comunidad, más aún entre las personas que utilizan drogas, para asegurar un mayor acceso a servicios de reducción de daños contra enfermedades prevenibles. Por tal razón, la ONUDD y la Red Internacional de Personas que Inyectan Drogas (INPUD) junto con la OMS, el ONUSIDA, el FNUAP, el PNUD y otros asociados internacionales han desarrollado unas guías de trabajo titulada: “Imprenenting Comprehensive HIV and HCV Programmes with People Who Inject Drugs”. Unas guías de para la intervención y apoyo en respuesta al crecimiento de contagios de VIH entre las personas que se inyectan drogas.

Esta herramienta contiene consejos prácticos sobre la implementación de programas de VIH y hepatitis C con personas que se inyectan drogas. Además, se basa en las recomendaciones de las guías técnicas de: “WHO, UNODC, UNAIDS technical guide for countries to set targets for universal access to HIV prevention, treatment and care for injecting drug users – 2012 revision“, la guía “Consolidated guidelines on HIV prevention, diagnosis, treatment and care for key populations – 2016 update” y las guías internacionales de “UNODC/WHO/UNAIDS HIV and AIDS in places of detention: A toolkit for policymakers, programme managers, prison officers and health care providers in prison settings“.

Los temas tratados incluyen el empoderamiento comunitario, como el “Fortalecimiento de las organizaciones y redes de personas que utilizan drogas; Reforma a las leyes, derechos humanos y lucha contra el estigma y la discriminación; Salud y servicios de apoyo integral para intervenciones de reducción de daños; Enfoques de prestación de servicios, incluida la contratación de personas que se inyectan drogas como personal para los programas de reducción de daños como educadores pares; y la gestión del programa”. La herramienta contiene ejemplos de buenas prácticas de todo el mundo que pueden utilizarse para apoyar los esfuerzos para planificar programas y servicios con personas que se inyectan drogas.

Implementing Comprehensive Hiv and Hcv Programmes With People Who Inject Drugs Practical Guidance for Colla… by Descriminalización.org on Scribd

Related posts: