Discuten medida para crear marco legal del ‘cannabis medicinal’ en Puerto Rico

Hoy comenzó el análisis de un proyecto que reafirma la “prohibición del uso recreacional del cannabis” y crea el marco legal en la Isla para atender el ‘cannabis medicinal’. Por lo menos, así quiso reafirmar la Comisión de lo Jurídico, presidida por la representante María Milagros Charbonier, la Comisión de Salud, presidida por el representante Juan Oscar Morales Rodríguez; y la Comisión de Relaciones Federales del Senado, presidida por el presidente de ese cuerpo, Thomas Rivera Schatz cuando se reunieron para discutir el Proyecto de la Cámara 818, tambien nombrado Proyecto del Senado 340, que crea la “Ley para Mejorar el Estudio, Desarrollo e Investigación del Cannabis para la Innovación, Normas Aplicables y Límites (“Ley MEDICINAL”).

La medida de Fortaleza, establece los usos medicinales y de investigación científica del cannabis en conformidad con el marco regulatorio federal; crea la Junta Reglamentadora del Cannabis; dispone sus facultades y obligaciones; y declara una estructura de fiscalización.

A esta primera audiencia compareció el Departamento de Justicia, quien consignó que el proyecto implementa medidas efectivas que garantizarán que el ‘cannabis medicinal’ no será utilizado fuera de los márgenes permitidos, ni sea desviado hacia otros destinos. El asesor legal de la agencia, el Lcdo. Eduardo Rivera, alegó que el proyecto integra limitaciones restrictivas en cuanto a su posesión y provee para que se esquematice un mercado estrechamente regulado en el que el dinero proveniente de dicha industria sea monitoreado, constatado y cuantificado.

El letrado presentó varias enmiendas para “fortalecer la medida y atender aspectos del ámbito federal sobre dicho asunto”. Otra de las enmiendas atiende lo relacionado a los pacientes no residentes que posean una recomendación médica y que tengan una identificación expedida en el estado en que residen para poder entrar a un dispensario en la Isla y utilizar el cannabis para fines médicos. De igual modo, el portavoz de Justicia urgió a que se defina con mayor precisión el concepto de paciente bonafide.

Por su parte, el secretario de Salud, Rafael Rodríguez Mercado, endosó la intención del proyecto. El galeno también se mostró a favor de que se enmiende el Reglamento en torno al uso, posesión, cultivo, manufactura, producción, dispensación, distribución e investigación del cannabis medicinal para que el mismo sea más rígido y eficaz.

De igual modo, Rodríguez Mercado planteó la necesidad de que el paciente que use el cannabis, tenga un seguimiento médico. “No es cuestión de recetarle el cannabis y que siga por ahí”, sostuvo el Secretario de Salud.

Expresó que en el Departamento de Salud se está recapitulando todo lo relacionado al uso del cannabis medicinal y advirtió que “de los estudios que se hagan concluir que no es beneficioso para la salud, lo hará saber”. El funcionario deberá someter a las comisiones un listado de las condiciones que están siendo tratadas con el cannabis.

Mientras, el Departamento de Hacienda consignó que la legislación presenta una nueva fuente de recaudos al fisco. El secretario auxiliar de la entidad, Francisco Parés, informó que se han captado menos de $100 mil hasta ahora por concepto del Impuesto de Ventas y Usos (IVU).

No obstante, dijo que partiendo de la premisa de que más de 27 mil ciudadanos serían pacientes de cannabis medicinal, el recaudo se estima en $14 millones. Parés agregó que la medida contiene elementos que aseguran la fiscalización de ingresos que genere la industria y el pago de contribuciones aplicables.

Tras escuchar los planteamientos de los deponentes, la representante Charbonier estimó necesario que se atiendan varios aspectos que son importantes para mejorar la medida. Entre éstos, lo relacionado a las contribuciones, los controles de las dosis y dispensación, la relación médico-paciente y el muestreo del cannabis que se cultive. Indicó que le preocupa la situación de la industria de cannabis que “está afuera funcionando y cómo se canaliza la entrada de dinero en cada uno de los dispensarios”.

Tanto el Presidente del Senado, como la representante Charbonier, tienen reservas a que una Junta maneje todo lo relacionado al cannabis.

“De aquí va a salir cada punto y cada coma de cómo se va a manejar eso. Queremos tener todas las garantías para que haya sintonía y cumplimiento con la legislación federal, armonizar el rol que tendrá la Academia; y también que existan los rigores para hacer cumplir la ley”, declaró Rivera Schatz, pareciera que asegurando los negocios que ya se vienen desarrollando en la Universidad de Puerto Rico.

Entretanto, Charbonier alegó que “el proyecto se ampliará y mejorará”, y que la legislación provee un marco regulatorio que permite una alternativa de tratamiento a las personas con ciertas condiciones médicas, para que las mismas puedan ser tratadas con el cannabis.

Proyecto de la Cámara 818 by Descriminalización.org on Scribd

Related posts: