Discuten reformas a las políticas de drogas en el Caribe

Más de 700 personas asistieron a la apertura de uno de lo eventos más importante de Latinoamérica sobre políticas de drogas. Funcionarios, especialistas y amplios sectores de la  sociedad civil siguieron atentamente la presentación del alto funcionario de la Oficina de Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito  UNODC, que presentó un análisis basado en las lecciones aprendidas y en las mejores prácticas que surgen de los programas de asistencia técnica que lleva a cabo la UNODC a partir de sus 75 oficinas regionales y nacionales en América Latina y el Caribe.

“Abogamos por la abolición de enfoques orientados a la sanción,  impulsando, por lo contrario, acciones arraigadas en el derecho a la salud y los derechos humanos,” así lo expresó el Director Ejecutivo de la UNODC, Aldo Lale-Demoz, en la ceremonia de apertura de la VI Conferencia Latinoamericana y I Caribeña sobre Políticas de Drogas que se realiza en Santo Domingo, Rep. Dominicana.

“La comunidad internacional ha hecho un paso importante en los últimos años al reconocer que el uso de drogas y sus complicaciones conexas – como ser el VIH, la hepatitis C y la sobredosis de drogas – son asuntos de salud que deben ser abordados en primer lugar por el sistema de salud pública”, reconoció Aldo Lale-Demoz. Además señaló “es una problemática que requiere prevención, tratamiento y atención basados en evidencia, donde el castigo, más allá de vulnerar los derechos humanos, no ha arrojado resultados positivos; más bien tiende a empeorar la situación en materia de adicciones, paz comunitaria y cohesión social”. “Abogamos por la abolición de enfoques orientados a la sanción,  impulsando, por lo contrario, acciones arraigadas en el derecho a la salud y los derechos humanos”, remarcó.

Respecto a la justicia penal, consideró que “las entidades dedicadas a la aplicación de la ley y a la justicia penal deberían centrarse primordialmente en combatir los delitos de drogas más graves y en desmantelar las organizaciones criminales transnacionales”. “La penalización de los campesinos dedicados a cultivos ilícitos no es ni eficaz ni justa. Los agricultores siembran cultivos ilícitos debido a la pobreza, la exclusión, o la coerción por parte de grupos armados ilegales”, declaró el alto funcionario. Además, señaló el compromiso a “mejorar la disponibilidad y el uso racional de los medicamentos controlados, ya que son esenciales para el alivio del dolor relacionado con condiciones de salud”.

Related posts: