EEUU: “Cada 25 segundos alguien es detenido por posesión de drogas”

Según un nuevo informe presentado por Human Rights Watch (HRW) y la Unión para las Libertades Civiles en América, “cada 25 segundos la policía de los Estados Unidos detiene a una persona por poseer drogas para su consumo personal”. Estas políticas punitivas generan alrededor de 1.25 millones de detenciones al año; y lamentablemente, las comunidades afroamericanas e hispanas sufren el peor embate en comparación con otros grupos étnicos.

Ambas organizaciones exigieron la descriminalización del uso y la posesión de todo tipo de drogas, desde la cocaína hasta la marihuana, cuyo consumo ya es legal en cuatro estados, en el Distrito de Columbia, y otros cinco estados votarán para hacer lo mismo en las próximas semanas.

El gobierno federal y los gobiernos estatales deben eliminar la carga criminal por el uso y posesión personal de drogas ilícitas. Los resultados han sido desastrosos, familias destruidas y un grave impacto en la salud pública debido a la ‘guerra contra las drogas’. “Hemos visto que las consecuencias por una condena por drogas pueden ser devastadoras y, en ocasiones, el daño trastoca toda la vida”, resaltó Tess Borden, autora del informe: Every 25 Seconds: The Human Toll of Criminalizing Drug Use in the United States.

“Cada 25 segundos, alguien es arrojado al sistema de justicia penal, acusado y castigado por la mera posesión de drogas para uso personal”, señaló Tess Borden, becaria de investigación en Human Rights Watch y ACLU. “Los arrestos en masa han destruido innumerables vidas, y no han contribuido a que personas se alejen del uso de sustancias”.

En el año 2015, la policía procesó a más personas por posesión de marihuana que por asesinato, homicidio, violación y agresión agravada por robos. El informe también mostró que hay dos veces y media más probabilidades de que detengan a adultos afroamericanos que a adultos caucásicos por posesión de drogas, a pesar de que los indicadores muestran que el uso de drogas son similares entre ambas comunidades.

Asimismo, el informe concluye que la aplicación de leyes sobre posesión de drogas provoca múltiples injusticias a las comunidades de todo el país. Las consecuencias a largo plazo pueden ser desbastadoras, se separan a familias; se excluyen a personas de oportunidades laborales, de asistencia social, de servicios de vivienda pública y la posibilidad de votar; exponiendo a las personas a sufrir una discriminación y estigma de por vida.

Las organizaciones entrevistaron a 149 personas procesadas penalmente por consumo de drogas en Luisiana, Texas, Florida y Nueva York —de las cuales 64 se encontraban bajo custodia— y a otros 217 individuos, incluidos familiares de convictos, funcionarios gubernamentales, abogados defensores, proveedores de servicios y activistas.

Every 25 Seconds by Descriminalización.org on Scribd

Related posts: