EEUU reforma y Puerto Rico se estanca en la quiebra

En las últimas semanas mientras Puerto Rico se revolcaba en el tema de la quiebra, justificando una “junta de control financiero”, y le redefinían el estatus del Estado Libre Asociado. Contrastaba, con las pequeñas reformas a la ‘guerra contra drogas’ que se discuten en los Estados Unidos con la intención de ahorrarse miles de millones de dólares con políticas salubristas para atender de manera un tanto diferente los asuntos de drogas.

Y es que mientras Puerto Rico continúa con los arrestos en masa. El gobierno de Barack Obama está realizando pequeños avances en las políticas públicas de drogas tratando de controlar la sobre población carcelaria y el malgasto en las políticas prohibicionistas que han provocado una mayor epidemia de enfermedades prevenibles como la Hepatitis C, HIV, entre otros problemas ocasionados por la ‘guerra contra las drogas’. Problemas sociales que tienden a ocasionar más gastos presupuestarios a largo plazo.

El mes de diciembre comenzó con el zar de las drogas en EEUU, Michael Botticelli, repitiendo en una entrevista televisiva que no cree en la guerra contra las drogas y la considera una política “completamente errónea”. Expresiones que aunque ambiguas, ya que continúan los arrestos y Botticelli no cree en la regulación de los mercados del cannabis, son sumamente importantes cuando estados como California, Nevada, entre otros estados buscarán legalizar la regulación del cannabis recreacional en las próximas elecciones.

De igual forma, Botticelli apoya el acceso a la naloxona, el fármaco que invierte los efectos de sobredosis, así como las leyes “Buen Samaritano” que facilitan la ayuda cuando presencian una sobredosis, sin temor a ser arrestados. Aunque estas dos políticas se defendieron por los activistas en Estados Unidos, y en Puerto Rico se encuentra engavetada en la Cámara, el zar de las drogas de los EEUU ha tomado una sabia decisión al apoyar medidas que salvan vidas.

Por otro lado, el proyecto presupuestario acordado por el liderato del Congreso volvió a prohibir que el Departamento de Justicia Federal utilice sus fondos para evitar la implantación del cannabis medicinal en los estados que han regulado su uso. La enmienda fue aprobada el año pasado, con carácter temporal y debe renovarse este año. El apoyo bipartidista para la renovación de esta enmienda llena de esperanza a los pacientes de marihuana medicinal y dueños de negocios, al permitir a los Estados establecer sus propias políticas de marihuana.

Como un detalle importante, por primera vez incluyeron a Puerto Rico entre los territorios con reformas pro cannabis medicinal en los Estados Unidos. La decisión del Congreso de los EEUU, le prohíbe al Departamento de Justicia Federal inmiscuirse en las reformas pro cannabis medicinal en la colonia.

Sin embargo, otros asuntos de las regulaciones del cannabis volvieron a quedarse fuera de la discusión. Como las disposiciones que impiden a Washington, DC regular y cobrar impuestos por la venta de marihuana. De igual forma, las enmiendas para permitir a los bancos proporcionar servicios financieros a las empresas de marihuana y permitir que los veteranos tengan acceso a la marihuana medicinal no se incluyeron, a pesar de la aprobación del Senado estadounidense de ambos.

Por otra parte, y aunque todavía está por verse su aprobación, algunos activistas estadounidenses perciben como una gran victoria para la salud pública que el Congreso haya incluido una reforma a la ley de gastos que permita a los estados gastar fondos federales en programas de intercambios de jeringuillas. Eliminando la veda de décadas a fondos federales para estos programas de reducción de daños que han resultado ser una manera efectiva y comprobada para reducir y controlar la propagación del VIH y de Hepatitis C. El levantar la prohibición arcaica salvará miles de vidas y aumentará los fondos de ayuda y prevención con las drogas.

En fin, mientras el Congreso de EEUU se ahorra miles de dólares reformando tímidamente ciertas políticas prohibicionistas, y prefiere invertirlas en medidas salubristas, en nuestra Isla continúan con los arrestos en masa malgastando los fondos públicos y aumentado la deuda.

En Puerto Rico, algunos políticos insisten en llamarse ‘progresistas’, apesar de tener posturas de republicano conservador de los años ’80… ¡Despierta de ese marasmo!

Posted by Descriminalización.org on viernes, 16 de octubre de 2015

 

Related posts: