EEUU: Senadores buscan liberar el uso de marihuana medicinal

Senadores estadounidenses presentaron un proyecto de ley para eliminar la prohibición federal al uso de la marihuana para fines terapéuticos en los estados donde ya sea regulado su uso. El CARERS Act presentada el martes por el republicano Rand Paul, de Kentucky, y los demócratas Kirsten Gillibrand, de Nueva York, y Cory Booker, de Nueva Jersey busca eliminar la incertidumbre que rodea el consumo de marihuana en los estados que la han permitido su uso para fines médicos.

“Durante demasiado tiempo, el gobierno ha hecho cumplir leyes innecesarias que han restringido la capacidad de la comunidad médica para determinar el valor medicinal de la marihuana y han prohibido a los estadounidenses de recibir atención que ayude a aliviar condiciones salud,” expresó Rand Paul vía comunicado.

En la actualidad, 23 estados, junto con el Distrito de Columbia, han regulado el uso de marihuana medicinal y otros 12 han legalizado el uso limitado de bajo THC de la marihuana con fines médicos. Las leyes estatales y las personas que actúan en acuerdo con ellos estarían protegidos por este proyecto. Los estados que han legalizado sólo han sido capaces de hacerlo debido a la recomendación federal instando a los fiscales a que se abstengan de atacar a las operaciones de marihuana medicinal.

Algunas reformas importantes del proyecto:

Protección del Sistema Federal

Uno de los objetivos más importantes del proyecto de ley es permitir a los pacientes, los médicos y las empresas para que participen en programas de marihuana medicinal de sus estados sin temor a ser procesados ​​por el gobierno federal, que sigue prohibiendo la sustancia en todas sus formas. Bajo esta nueva legislación, la Ley de Sustancias Controladas se modificaría para que los estados pueden establecer sus propias políticas de marihuana medicinal.

El propósito es aclarar el vacío legal existente en el gobierno federal, el Congreso y las leyes estatales. No obliga a los estados a que regulen el uso marihuana medicinal, pero protege a los estados que deciden regular su uso. A pesar de los programas actualmente en vigor en los estados que han legalizado la marihuana en alguna forma. Durante años, los estados que han legalizado la marihuana han visto una ofensiva contra los dispensarios en lugares como California y Colorado, muchos de los cuales operaban en el cumplimiento de la ley estatal.

Reclasificar la marihuana

En virtud de las Ley de Sustancias Controladas, los EE.UU. tiene cinco categorías de medicamentos e ingredientes de drogas. La clasificación o “Lista I” se reserva para lo que la Administración de Control de Drogas considera que tienen el mayor potencial para el abuso y ningún valor médico. La marihuana ha sido clasificada erróneamente como en la Lista I durante décadas, junto con otras sustancias como la heroína y el LSD.

El proyecto reclasificaría la marihuana de una droga de categoría en Lista II de drogas. Una clasificación de las drogas menos peligrosas que tienen un uso médico aceptado. Esta reclasificación haría que el gobierno federal le reconozca los beneficios médicos y permitiría desarrollar investigaciones con la planta.

Reclasificar el uso y transporte de cepas con bajos niveles de THC

La fuerza de una cepa de marihuana generalmente se mide por el porcentaje de THC, el principal ingrediente psicoactivo de la planta. Sin embargo, hay varias cepas con poco o nada de THC, pero con altos niveles de CDB, o cannabidiol, un compuesto que se encuentra en la marihuana que tiene valor médico, pero no produce la sensación de “arrebato” asociado con el THC.

Más de dos docenas de estados tienen leyes generales de marihuana medicinal que permitan el cultivo, la producción y distribución de marihuana medicinal, 12 estados tienen legalización con cepas con bajo nivel de THC para uso médico limitado. Debido a que estos estados con bajo nivel de THC generalmente no permiten la venta o cultivo, los pacientes se ven obligados a buscar en el mercado subterráneo cuando se transportan a otros estados. Este proyecto de ley eliminaría las restricciones a la marihuana con menos del 0,3 por ciento de THC en el transporte, permite a los estados importar cantidades de bajo nivel de THC / CBD a los pacientes que lo necesitan.

Los bancos podrían financiar empresas de marihuana medicinal

Marihuana legal, tanto médica y recreativa, es la industria de más rápido crecimiento en los EE.UU., pero algunos bancos se niegan a financiar empresas ante la negativa del gobierno federal en regular el mercado. A menudo se ven obligados a transacciones en efectivo solamente, poniendo la seguridad en riesgo y creando problemas con los impuestos y nómina de los empleados. La legislación ampliaría el acceso bancario para las empresas de marihuana medicinal, lo que les permite funcionar en gran medida como las empresas tradicionales.

Liberar la investigación

Conseguir que el gobierno federal permita un estudio con marihuana es extremadamente difícil, pero algunas barreras federales para investigación pudieran ser reformadas. Al eliminar procesos burocráticas como lo son las revisiones del Departamento de Salud. Un proceso que ninguna otra sustancia de la Lista I está sujeta y que los investigadores y los legisladores por igual han criticado por frustrar que se pueda desarrollar una investigación adecuada.

Parte de la falta de la investigaciones con el cannabis en los EE.UU. tiene que ver con el control federal sobre la planta que no permite desarrollar investigación. Sólo hay un jardín de marihuana federalmente legal en los EE.UU., en la Universidad de Mississippi. El Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas supervisa la operación, y es la única fuente de marihuana para los estudios. El proyecto del Senado permitiría más de tres fuentes con licencia para el cannabis para desarrollar investigación, una medida que podría proporcionar más investigaciones.

Acceso más fácil para veteranos

Actualmente, los médicos que trabajan en el Departamento de Asuntos de Veteranos prohíben a sus pacientes que buscan la marihuana medicinal, incluso en estados donde es legal. El CARERS Act elimina esa prohibición y permite a los médicos poder recomendar la marihuana terapéutica a sus pacientes veteranos, donde sea legal hacerlo bajo la ley estatal.

Sobre veinte organizaciones a favor de las reformas han empezado a crear campañas de educación a favor de su aprobación. En la Cámara de Representantes ya se ha presentado una propuesta similar. De seguro estas iniciativas son un reflejo de una mayor aceptación, esperamos que se sigan levantando las prohibiciones con una sustancia con grandes beneficios a la salud ya probado en casi la mitad de los estados de la nación norteamericana.