Hogar CREA: el imperio de rehabilitación construido con la venta de “bizcochitos”

Por: Joaquin Cotler*

Si vives en Puerto Rico, es común que veas a personas con camisas brillantes que venden bizcochos de puerta en puerta. No se les paga por su trabajo como vendedores. De hecho, de acuerdo con el programa de rehabilitación del que forman parte, no solo venden bizcochos. En realidad, están comprometidos en un tipo de terapia llamada “terapia de representación y ventas“.

Hay hasta 60 mil personas que se inyectan drogas en Puerto Rico. Eso es alrededor del 2 por ciento de la población de la isla. El fentanilo, el opioide sintético responsable del aumento en las muertes por sobredosis en los Estados Unidos continentales, ha estado presente en el suministro de heroína de Puerto Rico desde antes del huracán María. Y mientras que las cifras exactas de muertes por sobredosis son difíciles de determinar, las estadísticas sobre el SIDA, el VIH y la hepatitis, enfermedades asociadas con el uso de drogas inyectables, son desastrosas.

Imagen de Latinousa.org/

Sin embargo, los servicios de adicción, el tratamiento de la hepatitis y la atención médica básica son inaccesibles para muchos de los residentes más vulnerables de la isla. Sin embargo, los puertorriqueños que necesitan ayuda acuden a un programa de rehabilitación ortodoxo.

Durante los últimos 50 años, el mayor proveedor de tratamiento de la isla ha sido una organización llamada Hogar CREA. Es un programa residencial privado, basado en la fe, solo de abstinencia. Hogar significa “hogar” y CREA es un acrónimo, significa Comunidad para la Reeducación de Adictos (o en inglés: Comunidad para la Reeducación de Adictos). Hogar CREA fue fundado en 1968 por un ex usuario de heroína famoso, conocido coloquialmente como Chejuan. Surgió de una genuina necesidad de tratamiento para la adicción y se multiplica en el típico clima político  de la isla, altamente religioso y conservador.

Desde la década de 1970, CREA ha desempeñado un papel central en el tratamiento de las necesidades básicas de muchas de las personas pobres y sin hogar de la isla que consumen drogas, y ha crecido de manera constante. Ahora, Hogar CREA recibe millones de dólares cada año de los programas y subvenciones del gobierno local y federal, y posee más de $20 millones en activos.

Actualmente, CREA alberga a 1,500 personas que buscan tratamiento para la adicción en la isla de Puerto Rico y tiene más de 150 centros en los Estados Unidos y América Latina, que albergan entre 3 mil y 5 mil residentes en todo el mundo. Pero en los últimos años, el modelo de tratamiento de Hogar CREA ha sido sometido a escrutinio.

Un estudio reciente mostró que las terapias de adicción al Hogar CREA: terapia de representación y ventas, las terapias de confrontación un verdadero “ataque” de confrontación y de reeducación que en realidad empeora las cosas para las personas que usan drogas. Desde la década de 1990, ha habido docenas de casos reportados de abuso físico y sexual dentro de los muros de CREA, muchas veces como resultado directo de sus terapias. A pesar de las protestas de la comunidad de salud pública de la isla, los CREA están exento explícitamente de cualquier tipo de supervisión gubernamental. Nunca han tenido que adherirse a la descripción general del gobierno para probar que sus terapias funcionan. Por lo general, no hay profesionales en el lugar como médicos, enfermeras o terapeutas en CREA, solo mentores que ya han completado el programa.

En este episodio, Latino USA explora cómo el imperio de rehabilitación basado en la religión, el trabajo no remunerado y los métodos de confrontación continúa recibiendo millones de dólares de los contribuyentes a pesar de las acusaciones de abuso físico y sexual.

*Para LatinoUSA, traducido por Descriminalizacion.org