El trabajo sexual es trabajo

Desde 1975 cada 2 de junio se conmemora el Día Internacional de la Trabajadora Sexual, una evocación creada con el objetivo de recordar la discriminación a las trabajadoras sexuales y sus condiciones de trabajo.

Luego de 42 años continúan reclamando el respeto a sus derechos humanos y la regulación del trabajo sexual, como una manera de reconocimiento y garantía de los derechos laborales. Porque aún siguen siendo víctimas de amenaza, violencia y discriminación.

Hoy reconocemos esta fecha y enfrentamos a la hipocresía social haciendo visible a esta población, hablando públicamente de sus problemas e invitamos a otros sectores a que se una a hacer lo mismo.

Quienes creemos en legalizar el trabajo sexual no lo hacemos porque queremos que haya venta de cuerpos en todas las calles y sexo en cada esquina. Al contrario, en la ilegalidad del trabajo sexual ocurre que quienes se dedican a esto quedan a merced de la calle, sin protección alguna y sin los cuidados salubristas que necesitan.

Los hombres y mujeres que se dedican al servicio del sexo están en una peor posición en la ilegalidad y las probabilidades que tienen de salir de ese mundo se disminuye precisamente por el trato jurídico.

Las causas de la existencia del trabajo sexual tienen raíces sociales muy profundas que no desaparecerán con persecuciones legales, como se pretende hacer en Puerto Rico.

Exigimos respeto total al trabajo sexual, no a la criminalización legal ni social y derechos laborales para las trabajadoras.

 

Related posts: