El uso de cannabis no afecta el coeficiente intelectual

Estudios realizados por el University College of London (UCL) demuestran que no hay pruebas que permitan relacionar el consumo de marihuana y la disminución del coeficiente intelectual. Invalidando la teoría del que el uso de marihuana puede influir en la capacidad intelectual de las personas. Supuesto que en el año 2012 fue tratado de ser justificado por la Universidad de Duke cuando se quiso encontrar un vínculo entre el uso de marihuana y la baja del coeficiente intelectual entre los adolescentes. Otros investigadores cuestionaron los resultados casi de inmediato. El Dr. Carl Hart de la Universidad de Columbia señaló la pequeña muestra de los consumidores para el estudio que, apenas eran unos 38 casos, llevaba a cuestionar la forma en que los resultados eran generalizables.

Luego, un estudio de seguimiento publicado 6 meses más tarde en la misma revista encontró que la investigación de Duke no tuvo en cuenta una serie de factores. “Aunque sería demasiado fuerte para decir que los resultados han sido desacreditados, la metodología es errónea y la inferencia causal extraída de los resultados eran prematuros,” concluyó.

Sin embargo, el nuevo estudio de la UCL proporciona muchísima más evidencia con una muestra muchísimo más grande de adolescentes, – 2.612 niños nacidos en la zona de Bristol del Reino Unido en 1991 y 1992 -, los investigadores examinaron las puntuaciones de IQ de los niños a los 8 años y otra vez a los 15 años, y no encontró “ninguna relación entre consumo de cannabis y un menor coeficiente intelectual a los 15 años.”

No obstante, el estudio señaló que los resultados de las pruebas educativas disminuyeron levemente entre los adolescentes que consumían  mayor cantidad de marihuana. En los exámenes escolares este grupo de estudiantes a los 16 años sus resultados fueron un 3% inferiores en comparación con el promedio.

En un comunicado de prensa, la autora principal del mismo, Claire Mokrysz, señaló que se trata de un mensaje potencialmente importante para la salud pública, ya que pensar que el cannabis es especialmente dañino puede distraer nuestra atención del efecto negativo de otros tipos de comportamientos.

El catedrático de la Universidad de Oxford Guy Goodwin está de acuerdo en que, “la atención actual sobre los supuestos daños del cannabis puede estar desenfocando el hecho de que su uso muchas veces está correlacionado con el de otras drogas, incluso más accesibles, y posibles factores relacionados con el estilo de vida.

La gente suele creer que el uso de cannabis puede ser muy perjudicial para la capacidad intelectual a largo plazo, pero es muy difícil separar los efectos directos del cannabis de otras explicaciones posibles. “Nuestros hallazgos sugieren que el cannabis no tiene un efecto perjudicial sobre el conocimiento, una vez que tenemos en cuenta para otros factores especialmente el uso del cigarrillo y el alcohol. Esto puede indicar el porque otras investigaciones anteriores muestran un peor rendimiento cognitivo en los consumidores de cannabis, puede ser el resultado de la forma de vida, el comportamiento y la historia personal típicamente asociada con el consumo de cannabis, más que el consumo de cannabis en sí.”

Fuente: Washington Post, Comunicado de Prensa

Related posts: