Exigen delimitar la cantidad de dispensarios y la producción de cannabis

Varios dueños de dispensarios y otros ‘mercaderes del cannabis’ pidieron delimitar por ley el número de licencias a dispensarios y sembradores para regular la industria del ‘cannabis medicinal’ en Puerto Rico. Las expresiones surgieron durante una vista pública de la Comisión de Relaciones Federales, Políticas y Económicas que preside Thomas Rivera Schatz. La Comisión evalúa la implementación de la Ley 42 de 2017 conocida como la  ‘Ley para  manejar el estudio, desarrollo e investigación del cannabis para la innovación, normas aplicables y límites” (Cannabis Medicinal).

“En Nueva Jersey hay unas guías establecidas de tres mil pacientes por dispensario. En Puerto Rico tenemos 33 dispensarios deberíamos tener más de 60 mil pacientes para atenderlos”, expresó el empresario Julián Londoño de NexGen Pharma y de Bwell Healing Center; brindando el ejemplo de un estado que tiene un sistema pésimo de ‘cannabis medicinal’ y que luego de las pasadas elecciones se enfrenta a grandes reformas.

Asimismo, anticipó que en los próximos años Puerto Rico debería tener entre 75 mil y 125 mil pacientes que se pudiesen atender por lo que recomendó que el gobierno establezca un tope de cuarenta dispensarios para que no hayan problemas en el mercado. Lo que prácticamente le cerraría las puertas a nuevas empresas a pesar del limitado número de pacientes que tiene la Isla actualmente.

Parte de la propuesta de la asociación creada por algunos empresarios de ‘cannabis medicinal’, Puerto Rico Medical Cannabis Association (PRMCA), “es que se verifiquen los niveles de dispensarios, cultivos y componentes de manufactura. En fin, todo el ecosistema de la industria tiene que medirse en volumen de pacientes”, añadió Londoño.

Ante este escenario, Rivera Schatz manifestó que de no tomarse en consideración limitar las licencias a dispensarios “se estaría condenando al fracaso en un momento a la industria porque hay más producción que demanda. ¿Qué vamos  a hacer con lo que se produjo demás? No va a permitir que sea una industria próspera o saludable en términos o fiscales.”, cuestionó.

Sin embargo, el presidente del senado prefiere ignorar a los pacientes y cometer los mismos errores que favorecen a las industrias farmacéuticas. Si existiera una mayor producción, cosa que no existe actualmente, se podrían abaratar los costos de la medicina y que sea el paciente el que salga beneficiado.  Tenemos un gobierno tan prohibicionista que no te permite cultivar la planta, como la mitad de los estados de EEUU con cannabis medicinal. Pero peor aún, es tan abusivo que prefiere las ganancias de los dispensarios y de la industria por encima de los posibles beneficios económicos que pueda tener el paciente.

Pareciera que el presidente del senado y los que manejan la industria de cannabis no se han enterado de los elevados precios del ‘cannabis medicinal’ y que en los dispensarios en ocasiones excasea la flor de cannabis, los aceites y otros productos.

Según el presidente del senado, “lo que tenemos que tener es métricas de la población. Si la población aumenta pues hay que flexibilizarlo con una fórmula que le permita al gobierno y si por el contrario, aunque la población no crezca y  si el número de pacientes aumenta (aunque la población sea la misma) pues que haya la herramienta para expandirse pero tiene que haber un control porque si no va a haber demasiado. Ya otros estados han hecho eso”, comentó el Presidente del Senado ignorando reformas que pudieran hacerle justicia a los pacientes de bajos recursos que no pueden costear los altos costos impuestos por la industria del cannabis.

Por otro lado, varios de los deponentes en la audiencia pública concluyeron que es necesaria la flor como parte del tratamiento del cannabis medicinal.

Al cuestionársele a Londoño sobre si era necesaria respondió con un rotundo “sí” al alegar que es el elemento “más básico” para que un paciente obtenga componentes del cannabis al costo más bajo que el mercado negro en los 600 puntos de droga certificados por la Policía. “No podemos tener gríngolas y tapar el cielo con la mano de que no existe un mercado de afuera por lo que hay que darle opciones y moverlo al mercado regular. La semana pasada anunciamos que está en $10″, informó Londoño al aclarar que la “moña” se puede dosificar porque se vende por gramos.

A  estas palabras se unió Alberto Burckhart, el presidente de Institute for Medical Cannabis, señaló que la flor “tiene su lugar”.  Mientras que la representante de Knox explicó que su modelo de negocios no incluye la venta de la flor.

Según expresa el comunicado en Puerto Rico hay alrededor de 15 cultivos (fincas) de cannabis medicinal pero en operación hay 11 para un aproximado de 25 mil pacientes. Además, hay 323 doctores que están autorizados a recomendar el cannabis medicinal de un universo de sobre 10 mil médicos en la Isla. Sin embargo, no menciona la cantidad exacta de dispensarios que tiene la Isla, quizás queriendo ignorar que el número que se pretende delimitar la cantidad de dispensarios, para supuestamente “no hacerle daño al mercado”, hace tiempo que sobrepasó los cuarenta.