Empresarios se muestran satisfechos con el reglamento de cannabis medicinal

Décadas de prohibición, persecución y negación de las propiedades terapéuticas de la planta para que en par de meses se la entreguemos a unas farmacéuticas que controlarán las formas de uso y consumo, es sencillamente bochornoso.

Sin embargo, por su parte, la empresa Academic Sciences of Puerto Rico (ASPR) se mostró satisfecha con el Reglamento 155 para el uso, posesión, cultivo, manufactura, producción, fabricación, dispensación, distribución e investigación del cannabis medicinal. Un reglamento hecho a la medida de empresas especializadas en farmacia que comercializarán sus formas de uso y consumo exclusivas. Donde los pacientes no tendrán acceso a la planta en su forma natural.

La agencia de noticias Internews dio a conocer que el Departamento de Salud, por conducto de la secretaria Ana Ríus Armendáriz, sometió ante el Departamento de Estado el mencionado reglamento, que fue aprobado por el Departamento de Salud, el pasado 28 de diciembre. Aunque se supone que comenzará a regir 30 días luego de radicado en el Departamento de Estado.

“El Reglamento 8686 es un documento muy importante para la comunidad científica en la isla. Es un reglamento extenso y bien detallado. Nuevamente reitero que nos encontramos satisfechos con este paso. Siempre hay espacio para sugerencias, pero los cambios se pueden hacer en la marcha. Aquí lo medular es que ya estamos a pasos de comenzar con este proceso que tanto beneficiara a nuestra gente”, dijo el vicepresidente de ASPR, John Reyes al periódico Metro.

ASPR es una empresa creada a través de una propuesta para investigar los usos de la marihuana medicinal, en alianza con la Escuela de Medicina de la Universidad de Puerto Rico. La propuesta de ASPR ha expresado que, “no respalda los mercados de marihuana medicinal que se han desarrollado en otras jurisdicciones de los Estados Unidos, donde existen dispensarios donde las personas adquieren partes de la planta -como la hoja o la flor-  para usos medicinales. La meta de ASPR es crear productos médicos de alta calidad basados en extractos del cannabis, no impulsar que se fumen o se consuman partes de la planta”.

En más del 60% de las regulaciones médicas de EEUU se permite el autocultivo. ¿Por qué conformarnos con menos? Resulta necesario que el Departamento de Salud permita que se abran los mercados locales, se creen dispensarios, cooperativas, clubs de cannabis y sobre todo el autocultivo entre los pacientes. La decisión sobre el modo de ingerir cualquier medicamento debe ser individual, si acaso, debe dejarse en manos de los médicos y sus pacientes, no a decisiones de malos negocios con el gobierno.

Reglamento cannabis medicinal PR

Related posts: