Estados Unidos utiliza por primera vez fentanilo para ejecutar recluso

El opioide fentanyl o fentanilo que se sigue proliferando en los mercados subterráneos, ha sido utilizado por primera vez como parte de una inyección letal por el gobierno de Estados Unidos, precisamente en el estado de Nebraska donde está permitido la pena de muerte. Aparentemente, no hubo complicaciones en el procedimiento, según testigos.

Nebraska usó una inyección letal de cuatro medicamentos en una combinación nunca antes probada, incluido el potente opioide fentanilo, para llevar a cabo su primera ejecución en más de dos décadas.

Carey Dean Moore, de 60 años, fue declarado muerto a las 10:47 a.m. CT. Moore, que había sido condenado a muerte por matar a dos taxistas en Omaha en 1979, también fue el primer recluso en ser inyectado letalmente en Nebraska, que llevó a cabo una ejecución por última vez en 1997 utilizando la silla eléctrica.

La ejecución marcó la primera vez que cualquier estado ha usado fentanilo en una inyección letal. La droga, 100 veces más fuerte que la morfina, ha ayudado a alimentar la reciente crisis nacional de opiáceos, que ha provocado un aumento en las muertes por sobredosis.

Los testigos dijeron que parecía no haber complicaciones en el proceso de ejecución. La ejecución de Moore llega un poco más de tres años después de que los legisladores de Nebraska abolieran la pena de muerte, solo para que la reinstalaran el año siguiente a través de una campaña de votación ciudadana parcialmente financiada por el gobernador republicano Pete Ricketts. El ex hombre de negocios rico dijo que estaba cumpliendo los deseos de los votantes en el estado conservador.

Según los fiscales, Moore tenía 21 años cuando disparó fatalmente a Reuel Van Ness durante un robo con su hermano menor, y utilizó el dinero para comprar drogas. Moore asesinó fatalmente a Maynard Helgeland cinco días más tarde, diciendo que quería demostrar que podía quitarse la vida de un hombre solo. Moore fue arrestado una semana después. Fue acusado y declarado culpable de asesinato en primer grado, mientras que su hermano de 14 años fue condenado por asesinato en segundo grado.

Moore se ha enfrentado a las fechas de ejecución fijadas por el Tribunal Supremo de Nebraska siete veces desde su condena, pero cada una se retrasó debido a desafíos legales y preguntas sobre si las drogas inyectables letales anteriores se compraron legalmente.

Un fabricante de medicamentos con sede en Alemania, Fresenius Kabi, trató de detener la ejecución la semana pasada, presentando una demanda que alegaba que el estado había adquirido ilegalmente al menos una de las drogas de la compañía. Fresenius Kabi había argumentado que permitir la ejecución dañaría su reputación y sus relaciones comerciales.

Pero un juez federal se puso del lado de los abogados estatales, quienes argumentaron que el interés del público en llevar a cabo una ejecución legal era mayor que las preocupaciones de la compañía. El juez también señaló que Moore había dejado de luchar contra los esfuerzos del estado para ejecutarlo.