Consideran imponerle más impuestos al ‘cannabis medicinal’

A pesar de que se tiene prohibido la siembra individual del cannabis e imposibilitan la creación de organizaciones, clubs, cooperativas de siembra en Puerto Rico que pueda hacer el consumo de cannabis mucho más barato. El gobierno del Partido Nuevo Progresista discute aumentarle los aranceles a la compra del ‘cannabis medicinal’ en la Isla.

La ‘cannabis medicinal’ está pagando el cobro del IVU el 11.5% y aunque varios jefes de agencias y legisladores alegan estar preocupados por los altos costos. Sin embargo, el presidente de la Comisión de Hacienda y PROMESA de la Cámara  de Representantes, Antonio “Tony” Soto, le expresaba al medio Noticel que se está considerando poner un impuesto del 18% al cannabis medicinal. Lo que aumentarían considerablemente los precios del ‘cannabis medicinal’.

“Es algo que está en evaluación. Y lo que estamos evaluando son otras jurisdicciones que han hecho algo similar. Yo creo que las expectativas de dicho mercado en Puerto Rico son bastante agresivas. Por eso es que tú ves un nivel de inversión bastante fuerte. Creo que hay una oportunidad para que el Gobierno reciba un beneficio que alivie la situación económica de Puerto Rico”, sostuvo el representante de los distritos de Cataño, Guaynabo y Bayamón.

Las proyecciones de recaudo por parte del Estado podría recibir hasta 100 millones de dólares en ingresos, si la industria se hace viable en la Isla.

Pero no se puede pasar por alto los altos costos del cannabis, los gastos que conlleva sacar la licencia, los costos de las gestiones médicas y que los altos precios no pueden competir con la oferta y demanda del mercado subterráneo que acarrea el cannabis.

Por otra parte, preocupa que se quieran imponer grandes impuestos sin que se tenga claro a qué o a quiénes se les brindarán estos fondos. Estos mencionan que se copiarán de otras regulaciones que son fondos relacionados con la prevención del uso de sustancias controladas. Pero quizás debemos advertir que repartir estos fondos a organizaciones y entidades que desinforman con el típico miedo a la prohibición del cannabis sería hacerle un flaco servicio a las reformas logradas.

Resulta necesario que el Departamento de Salud permita que se abran los mercados locales, se creen dispensarios, cooperativas, clubs de cannabis y sobre todo el autocultivo entre los pacientes. La decisión sobre el modo de ingerir cualquier medicamento debe ser individual, si acaso, debe dejarse en manos de los médicos y sus pacientes, no a decisiones de malos negocios con el gobierno.

Related posts: