Exigen acción ante “epidemia silenciosa” de Hepatitis C en la Isla

Un estudio que consideró una muestra representativa de los y las ciudadanas de Puerto Rico entre 21 a 64 años de edad, reveló que la prevalencia del virus de Hepatitis C (VHC) en el país es 2.3%; equivalente a 53,000 personas. Peor aún, esta cantidad podría ser mayor, tanto como 95, 000 ya que la investigación reveló que un 80% de las personas desconocían su diagnóstico. Otro estudio realizado con personas que se inyectan drogas en los pueblos de Cayey, Cidra, Comerío y Aguas Buenas encontró que la prevalencia del virus en este sector poblacional, es de 78.4%. Mientras, resultados en San Juan arrojaron un 89% de prevalencia.

No solo las personas que se inyectan drogas se ven afectadas, la generación de los “baby boomers” también es considerada población en riesgo con poca accesibilidad a la cura. La información recopilada es alarmante, y más aún cuando se considera que la mayoría del pueblo puertorriqueño no tiene acceso a los medicamentos que curan esta enfermedad; en comparación con otros países del mundo que sí tienen acceso al tratamiento. Asimismo, las 1.5 millones de personas que cuentan con la aseguradora de salud del Gobierno de Puerto Rico no tendrían oportunidad de acceder al medicamento en caso de contagio, debido a que el costo del tratamiento de mayor efectividad ronda los 94,000 dólares por individuo.

Cabe destacar que la prevalencia de VHC es mayor en comparación con la prevalencia del Virus de Inmunodeficiencia Adquirida (VIH) en la Isla, que es de 1.1%. No obstante, la educación sobre las formas de contagio del virus, la accesibilidad a tratamientos que curan la enfermedad y la disponibilidad de programas de apoyo son escasos para la Hepatitis C. Ante este escenario, la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible de la administración de Barack Obama se debe tomar en consideración. Los altos costos de estos tratamientos y programas, evitan un acceso real a la salud a estas personas creando así una disparidad en los servicios de salud.

“El Punto en la Montaña” (EPM), organización sin fines de lucro que ofrece intercambios de agujas en el centro de la isla, auspiciado por el National Viral Hepatitis Roundtable, decidió crear una coalición para unir esfuerzos y exigir acción ante el nivel alarmante de incremento del virus y la falta de acceso a tratamiento para personas infectadas. La coalición está constituida por investigadores/as, profesionales de la salud y representantes de diferentes organizaciones sin fines de lucro entre las cuales se encuentran Punto Fijo de Iniciativa Comunitaria, VAS (Vida.Acción.Salud), Intercambios Puerto Rico y El Punto en la Montaña. Nuestra coalición cuenta con la colaboración de PR CoNCRA, el Dr. Víctor Reyes-Ortiz de la Escuela Graduada de Salud Pública de la Universidad de Puerto Rico Recinto de Ciencias Médicas y la Dra. Carmen Albizu García, de la misma Institución.

La Coalición Nacional VHC aboga por educar sobre la Hepatitis C y la necesidad de expandir pruebas diagnósticas y acceso a tratamiento. Este virus tiene cura, pero el alto costo de los medicamentos que han impuesto las farmacéuticas impide que miles de personas en Puerto Rico puedan recibir tratamiento. Además, los recortes presupuestarios al Departamento de Salud han provocado que no se le pueda dar la prioridad y atención que merece esta epidemia silenciosa. Para reducir este desfase, la Coalición comenzó la campaña PR Consciente: Hepatitis C, con el propósito de alertar y sensibilizar al país sobre la situación actual.

Aunque en investigaciones realizadas por la Coalición se ha demostrado que tanto el Gobierno de Puerto Rico como el Departamento de Salud reconocen el carácter de epidemia actual de la Hepatitis C, debido a estos altos costos de tratamiento los servicios son pocos y la cura de esta enfermedad no llega a quienes más lo necesitan. Es por ello que interpelamos a las aseguradoras, para que brinden a sus asegurados/as la oportunidad de curarse de esta enfermedad. De la misma manera emplazamos a las farmacéuticas y la Food and Drug Administration (FDA) que mantienen los costos de la cura de la Hepatitis C a precios inasequibles.

Denunciamos esta situación y exhortamos a que se abra un espacio de comunicación coordinada para evaluar qué opciones reales de tratamiento podremos asegurar para el pueblo de Puerto Rico y en especial a las personas que se inyectan drogas quienes están excluidos de los pocos tratamientos existentes. Más aún si se considera que existe una cura a bajo costo en el mercado de los genéricos que asciende a solo 900 dólares por individuo. Igualmente, estudios demuestran que las personas que se inyectan drogas pueden completar exitosamente el tratamiento de Hepatitis C, al igual que llevan a cabo estrategias de reducción de daños para evitar nuevos contagios. Más, existe un precedente en el Estado de Nueva York en el que el Procurador General llegó a un acuerdo con las aseguradoras para que incluyan cobertura de tratamiento de VHC en sus pólizas.

Los costos en la calidad de vida en nuestro país, de dejar desatendido este reclamo, son altísimos. Actualmente los “baby boomers” tienen que intentar costear dichos precios exorbitantes lo cual afecta grandemente a la población de adultos mayores. Mientras, estudios revelan que actualmente el 50% de los trasplantes que se realizan son de hígado y que el pico de esta condición se observará para el 2020. Las enfermedades crónicas del hígado son la undécima causa de muerte en Puerto Rico con 165,900 muertes relacionadas al año 2000.

Desde el 21 de febrero de 2012 con el Informe Final a la Resolución de la Cámara 667 realizado por la Comisión de Salud de la Cámara de Representantes de Puerto Rico, el país cuenta con propuestas iniciales para mejorar los servicios de VHC. Sin embargo, las recomendaciones brindadas por la Comisión no han redundado en el desarrollo de una política pública comprensiva para atacar la epidemia de VHC en Puerto Rico. Exhortamos al país a considerar este problema de salud pública con la importancia pertinente. El bienestar de decenas de miles de personas está en juego, aun existiendo la cura de esta enfermedad.