Federales estudiarán los efectos del cannabis sobre el uso de opioides

Los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés) otorgaron a los investigadores de las entidades académicas, Albert Einstein College of Medicine y el  Montefiore Health System, una subvención de $3.8 millones por cinco años para el primer estudio a largo plazo para probar si el ‘cannabis medicinal’ reduce el uso de opioides entre los adultos con dolor crónico, incluidos los que parecen de VIH.

Millones de estadounidenses experimentan dolor crónico y severo como resultado de sus condiciones de salud. Muchos toman opiáceos prescritos, incluyendo Oxycodone, para ayudar a aliviar sus síntomas. Sin embargo, dado los peligros del uso y mal uso de opiáceos, tanto los médicos como los pacientes buscan alternativas seguras y eficaces para controlar el dolor. Por tal razón, NIH una agencia bajo la sombrilla del US Department of Health & Human Services está otorgando una subvención millonaria por los próximos cinco años.

“Hay una falta de información sobre el impacto de la marihuana medicinal en el uso de opioides en aquellos pacientes con dolor crónico”, señaló Chinazo Cunningham, M.D., M.S., investigadora principal del proyecto y de las entidades académicas. “Esperamos que este estudio llene las lagunas  y proporcione a los médicos y pacientes una orientación que es muy necesaria”.

En comparación con la población general, el dolor crónico y el uso de opiáceos es aún más común en las personas con VIH. Entre el 25 y el 90 por ciento de los adultos con VIH sufren de dolor crónico. Estudios previos han informado que a pesar del alto riesgo de abuso de analgésicos opiáceos, los adultos con VIH son propensos a recibir opiáceos para ayudar a controlar su dolor. En los últimos años, el cannabis medicinal ha ganado reconocimiento como una opción de tratamiento en los veintinueve estados de EEUU y los territorios que han legalizado su uso. Y en esos estados, el dolor crónico y las condiciones de VIH / SIDA califican para el consumo de ‘cannabis medicinal’.

Los investigadores nunca han estudiado -en ninguna población- si el uso de cannabis medicinal a lo largo del tiempo reduce el uso de opioides. Además, se carece de estudios sobre cómo los compuestos químicos específicos de la marihuana, tetrahidrocannabinol (THC) y cannabidiol (CBD), afectan los resultados de salud, como el dolor, la función y la calidad de vida.

“A medida que los gobiernos estatales y federales se enfrentan a los complejos problemas que rodean el uso de opiáceos podemos proporcionar recomendaciones basadas en evidencia que ayudarán a diseñar prácticas de salud responsables y políticas públicas más efectivas”, señala la doctora Cunningham.

La investigación inscribirá a 250 adultos VIH positivos y negativos con dolor crónico que usan opioides y que han recibido la certificación de sus médicos para usar “cannabis medicinal”, la cual se proporciona a través de dispensarios aprobados en el Estado de Nueva York. Más de 18 meses, los sujetos del estudio completarán cuestionarios basados ​​en la web cada dos semanas, que se centrará en los niveles de dolor y el uso médico e ilícito de marihuana y opioides. También proveerán muestras de orina y sangre en visitas de investigación cada tres meses. Además, se desarrollarán entrevistas en profundidad con un grupo selecto de estos participantes y se explorarán sus percepciones de cómo el uso de cannabis medicinal afecta el uso de opioides.

Related posts: