Fin a los arrestos por marihuana en la Capital de USA

En una votación 10 a 1, el Concejo de la Capital de los Estados Unidos aprobó una legislación que eliminaría las sanciones penales por la posesión de una onza o menos de marihuana para mayores de 21 años. Pasaría ahora a la firma del alcalde Vincent Gray, sin embargo, aunque el alcalde se ha expresado a favor de la descriminalización, la legislación no se convertirá en ley hasta que el Congreso haya completado una revisión de la legislación que puede extenderse hasta los meses de verano, como es requisito bajo la ley federal.

Aún sería ilegal fumar en público tal como sucede con el uso de bebidas alcohólicas es un cambio drástico si lo comparamos con las leyes vigentes. Actualmente, si alguien es sorprendido con posesión de marihuana puede ser arrestado y encarcelado hasta por seis meses y una multa de hasta $1000; pero bajo la nueva legislación la “falta” sería catalogada al mismo nivel de una infracción de tránsito, por la cual el individuo tendría que pagar algunos $25.

También elimina las penas por posesión de parafernalia junto con pequeñas cantidades de marihuana , y especifica que los individuos no pueden ser buscados o detenidos basándose solamente en la sospecha de un oficial por la posesión de marihuana . El uso público de la marihuana seguirá siendo un delito castigable con hasta 60 días de cárcel y una multa de hasta $500.

El Proyecto 20-409 eliminará la amenaza de arresto por posesión de marihuana simple y garantizará que las personas ya no tendrán antecedentes penales. Esta legislación servirá como un modelo para otras jurisdicciones que buscan reducir los arrestos y las disparidades raciales que mantiene el sistema de justicia federal.

El año pasado, la Unión de Libertades Civiles ACLU presentó informes que documentan las enormes disparidades raciales en las detenciones por posesión de marihuana en DC. Los afroamericanos en DC son ocho veces más propensos a ser arrestados por posesión de marihuana que los blancos – a pesar de que las encuestas del gobierno muestran que ambos grupos utilizan marihuana de manera similar.  El análisis de la ACLU concluyó que aplicar las leyes de posesión de marihuana, que constituyen casi la mitad de todos los delitos de drogas, le cuesta al distrito más de $26.500.000 por año.

En el Distrito de Columbia también se está considerando dos reformas a las leyes de marihuana propuestas por el concejal David Grosso.  El Proyecto 20-467 que eliminaría automáticamente arrestos y condenas relacionadas con marihuana que dificultan la capacidad para miles de residentes para asegurar el empleo, vivienda, asistencia pública y otras necesidades básicas. Además, el Proyecto 20-466 que implementaría un sistema de impuestos y la regulación de las ventas similar a las políticas vigentes en Colorado y el estado de Washington.

Related posts: