Francia abre su primera ‘sala de consumo seguro’ para usuarios de drogas

La ministra de Sanidad, Marisol Touraine, y la alcaldesa de París, la socialista Anne Hidalgo, inauguró esta semana la primera “sala de consumo de droga con mínimo riesgo” (SCMR) en Francia, situada en el hospital Lariboisière, cerca de la estación de trenes del Norte, en uno de los barrios parisinos más afectado por el consumo de drogas.

Con esta instalación, Francia se une a la lista de países que ya cuentan con centros de este tipo, como Alemania, Australia, Canadá, España, Dinamarca, Luxemburgo, Noruega, Holanda y Suiza, donde la experiencia de estos últimos años ha sido positiva. Australia y Canadá también han tomado el mismo camino, pero es una política que todavía no ha hecho incursiones significativas fuera de Europa occidental a pesar de las campañas para su introducción en algunos lugares como el estado de Nueva York.

El gobierno socialista de Francia aprobó la legislación que permite centros de inyección supervisado el año pasado. La primera instalación del mundo abrió sus puertas en la ciudad suiza de Berna hace treinta años.

Esta sala de consumo supervisado, cuenta con una superficie de 450 metros cuadrados distribuidos en una entrada, una sala de espera y una sala de consumo, está situada en el mismo hospital aunque tiene un acceso separado.

Estará abierta todo los días de las semana de 1:30 a las 8:30 pm. Podrá acoger diariamente a unas cien personas, que tendrán que ser obligatoriamente mayores de edad. Touraine señaló que, “se espera que un diariamente un centenar de personas utilicen las facilidades”.

Unos 20 médicos, enfermeros, educadores, asistentes sociales y agentes de seguridad trabajarán en el centro.

“A finales del mes, se abrirá otra segunda sala en la ciudad de Estrasburgo. Desde septiembre de 2012, cuando llegamos al ministerio, nos preocupa el aumento de enfermedades en la población de consumidores de drogas. Estigmatizar no resuelve nada. Con estas salas se reduce los riesgos de infección y sobredosis. Esto es un paso importante para la salud pública, la prevención y sobre las políticas de reducción de daños,” expresó Marisol Touraine, ministra de Salud.

Related posts: