Gobierno filipino pide asesinar y encarcelar sospechosos de utilizar drogas

En los últimos meses se vive una situación horrible en Filipinas, cuando el gobierno del recién electo presidente, Rodrigo Duterte, autorizó asesinar a personas que utilicen o vendan drogas. Aunque sea difícil de creer, al asumir la presidencia, Duterte hizo un llamado público para la policía, y a los ciudadanos, a ejecutar a las personas que utilizan o venden drogas, prometiendo premiar a los ciudadanos que cumplan e indultar a la policía, siempre y cuando si no estén acusados de violaciones de derechos humanos en el ejercicio de los fusilamientos.

Desde entonces cerca de 2,000 personas sospechosas de haber utilizado o vendido drogas han sido asesinados.

Además, con el temor de perder sus vidas, más de 700 mil personas que se presume pudieran haber consumido o vendido drogas se han entregado a las autoridades. Ahora se enfrentan a prisiones sobre pobladas y que sufren continua violaciones a los derechos humanos.

Por tal razón, más de 300 organizaciones de todo el mundo, a la que Intercambios Puerto Rico se sumó, publicaron una carta conjunta pidiendo a las agencias de control de drogas de las Naciones Unidas para romper su silencio sobre los asesinatos en Filipinas y le reclamaron al gobierno de Duterte poner fin a su cruzada asesina contra los usuarios de drogas.

Sin embargo, parece que sin importarle los asesinatos y la continua violación a los derechos humanos, el gobierno estadounidense y el Secretario de Estado John Kerry, se reunió con el presidente Duterte y se comprometieron con $32 millones para apoyar la formación policial y los esfuerzos en las Filipinas contra las drogas, sin hacer mención de los asesinatos que sufre el pueblo filipino.

Por su parte, el Director Ejecutivo de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito (UNODC) afirmó que continúa profundamente preocupado por informes que describen ejecuciones extrajudiciales en Filipinas de personas sospechosas de ser traficantes de drogas y de usuarios.

En un comunicado, Yuri Fedotov se unió a los reclamos realizados por el Secretario General de la ONU de condena al aparente apoyo de las autoridades a ese tipo de ejecuciones, que son ilegales y constituyen una violación de los derechos y las garantías fundamentales.

Fedotov añadió que esas acciones contravienen las disposiciones de las convenciones internacionales sobre el control de drogas, no sirven a la causa de la justicia y no ayudan a que las personas puedan vivir con salud, dignidad y paz. El responsable de la UNODC afirmó que su Oficina está lista para trabajar con las autoridades filipinas en el procesamiento de traficantes de drogas con las garantías apropiadas, en consonancia con las normas internacionales.

Varias organizaciones internacionales han condenado lo que han descrito como un alarmante aumento de las muertes de delincuentes en la campaña contra el crimen lanzada por el presidente filipino Rodrigo Duterte.

Según reportes de prensa, cerca de 2 mil personas sospechosas de participar en tráfico de estupefacientes han sido ejecutadas extrajudicialmente en los meses que transcurrido desde la toma de posesión del nuevo presidente.

Pero como si esto fuera poco, la sensación mediática, el senador y campeón filipino del boxeo, Manny Pacquiao, presentó ante la Cámara Alta de Filipinas tres propuestas de ley con las que pretende reimplantar la pena de muerte en el País. La iniciativa del boxeador, elegido senador en los comicios del pasado 9 de mayo, establece la pena capital para los crímenes atroces, incluidos los relacionados con las drogas.

(Actualizado 28/08/2016) Fuente: UNODC, DPA

Related posts:

  • Pingback: Filipinas: La sangrienta guerra de la policía contra los pobres()

  • Lorenzo Annielou

    dios mio pero no puedo creer esta noticia,,estoy aqui a punto de vomitar,como es posible que el gob de EU este apollando con este cruel abuso a estos pobres seres humanos,esto no se puede permitir,hay que hacer algo pronto! estoy en shock!