Gobierno permitirá que la policía trabaje ‘jornada parcial’ en empresas privadas

El gobernador Ricardo Rosselló presentó un proyecto que permitiría que los miembros de la policía de Puerto Rico puedan ejercer sus funciones fuera de su horario regular de trabajo en empresas privadas o en otras entidades gubernamentales. Esta medida presentada para la consideración de la Asamblea Legislativa beneficiará además a los policías retirados que cuenten con adiestramientos al día y la condición física.

“Los miembros de la policía de Puerto Rico ostentan el conocimiento y la capacitación necesarios para proteger a nuestra ciudadanía y garantizar sus derechos civiles. Esta Administración prometió adelantar una agenda de respeto con nuestros policías y promover la seguridad del Pueblo. Con esta medida, reiteramos dicho compromiso, al tiempo que permitimos que los policías mediante reglamentación tengan la opción de devengar un ingreso adicional”, alegó el gobernador

La compensación económica dispuesta para los dependientes de un policía que fallece en el cumplimiento del deber estará disponible para los que estén brindado servicios en cumplimiento con esta medida legislativa.

Por su parte, como ya nos tienen acostumbrados los superintendentes de la Policía, la coronela Michelle Hernández de Fraley, destacó los avances logrados por la policía en los primeros cinco meses de la Administración Rosselló. “Desde el 2012, la criminalidad iba en descenso pero en el año 2016 terminó con un alza de más de 87 en los asesinatos en comparación con el 2015, lo que fue cerca de un 15% de alza. Al día de hoy, contamos con cinco asesinatos menos y una reducción del 10.7% en los Delitos Tipo I, en comparación con el año 2016,” señaló la superintendente como si pudiera cambiar la percepción de inseguridad ciudadana.

Además, Hernández de Fraley explicó que “esta medida tiene una dualidad de beneficios ya que permitirá que nuestros policías puedan ejercer labores de seguridad fuera de sus horas laborables, lo que redundará en un ingreso adicional; a la vez que nos ayudará a combatir la criminalidad. Esto en consideración a que los miembros de la Uniformada están altamente calificados y adiestrados para ejercer funciones de seguridad”.

“Este tipo de iniciativa se ha implementado exitosamente en otras jurisdicciones de los Estados Unidos como en Miami, Washington D.C., la ciudad de Nueva York, Sacramento y Phoenix, entre otras. Estos llamados Off-Duty Police Assignment Agreements permiten a los miembros de la Uniformada dar servicios de seguridad fuera de horas laborales y recibir ingresos adicionales, utilizando sus armas de reglamento y el uniforme de la policía”, señaló el secretario del Departamento de Seguridad Pública, Héctor M. Pesquera.

Actualmente, la política pública impide que los policías rindan servicios fuera de horas laborales de forma legal en empleos de seguridad y se les prohíbe utilizar su uniforme y equipo. Esta ley permitiría al policía a utilizar su uniforme oficial, sus credenciales y su arma de reglamento para brindar servicios de seguridad a otras entidades, con o sin fines de lucro. Para ello, el policía tendría que solicitar autorización al superintendente y cumplir con una serie de requisitos como: el máximo de horas que podrá trabajar; que la actividad no sea ilícita o ponga en duda la reputación de la Policía; el contratante tiene que tener un seguro de responsabilidad que no exponga al Gobierno a demandas; y tener cubierta de la Corporación del Fondo del Seguro del Estado; entre otras condiciones.

Sin embargo, pone en relieve ciertos asuntos que quizás conviene llamar a una voz de alerta. Primero, no nos sorprende como el gobierno puede ponerse de acuerdo con las empresas privadas para brindarle los servicios de sus ‘profesionales’ de seguridad y orden público. No obstante, quizás la peor parte se la lleva el policía a quienes no le suben su salario ni le ‘recompensan su profesionalismo’ y, por el contrario, les motivan a que sigan vendiendo su fuerza laboral. ¿Dónde está su vida familiar y comunitaria? Esa que precisamente lo puede hacer más humano y más comprometido con la sociedad.

Pero más preocupante aún, es que el policía en uniforme se verá tentado a arrestar y a procesar criminalmente a nombre de las empresas privadas que lo contraten. Y lo que normalmente puede resolverse con un ‘nos reservamos el derecho de admisión’ terminará llenando los tribunales y las cárceles en Puerto Rico. Gastos que terminarán saliendo del bolsillo de los contribuyentes…

Related posts: