Legislatura de Oregón votó a favor de descriminalizar las drogas

En un acto sin precedentes en los Estados Unidos, Oregón está encaminado a convertirse en el primer estado en descriminalizar la posesión de pequeñas cantidades de drogas como la heroína, la cocaína, la metanfetamina y el éxtasis, a la vez, reduciría la pena de delitos graves a delitos “menos graves” en casos relacionados con drogas.

Dos proyectos fueron aprobados por la legislatura de Oregón esta semana, y serán enviados a la gobernadora demócrata del estado, Kate Brown, para su aprobación. El Proyecto 3078 de la Cámara de Representantes reduce delitos contra la propiedad cuando esté relacionado con el uso de sustancias de delitos graves a delitos menores. La medida fue apobada en la Cámara del estado con un voto de 33-26, y en el Senado con un voto de 18-11.

El Proyecto 2355 de la Cámara de Representantes busca descriminalizar al menos seis drogas fuertes, siempre y cuando el usuario no tenga ningún delito anterior o más de dos convicciones anteriores de drogas. Se aprobó en la Cámara del Estado con un voto de 36-23, y en el Senado con un voto de 20-9.

El representante demócrata por Portland, Mitch Greenlick señaló que considera la criminalización de las drogas como un fracaso de política pública. Considera que se ignora el hecho de que la adicción a ciertas drogas cambia la estructura física del cerebro y debe ser tratada como un problema de salud. Contrario al sistema actual, que etiquetan a los usuarios como delincuentes, y los condena a una vida de ‘entra y sale’ del sistema de justicia. “Tenemos que tratar a la gente, no ponerlos en prisión”, dijo Greenlick. “Sería como ponerlos en la penitenciaría estatal por tener diabetes. Este es un trastorno cerebral crónico y necesita ser tratado de esta manera”.

Ambos proyectos de ley fueron apoyados por la senadora republicana Jackie Winters, la mujer afroamericana del estado de Salem con más larga trayectoria en el Senado de Oregón. Durante la audiencia del Senado, silenció a los críticos refiriéndose a la actual ‘guerra contra las drogas’ como “racismo institucional“. Además de abogar por la descriminalización, Winters ha estado luchando para disminuir la población penal desde 2011. “No nos gusta ver la disparidad en nuestro sistema carcelario, pero existe un racismo institucional. Podemos fingir que no existe, pero lo hace”, criticó Winters al medio The Lund Report.

Asimismo, el Proyecto 2355 pretende reducir el perfil racial entre la policía. La medida hará que la policía tenga que “recopilar información sobre raza y otra información demográfica durante las intervenciones policiales”, y la Criminal Justice Commission tendría “la responsabilidad de analizar los datos para identificar las tendencias que los oficiales han señalado sobre cualidades específicas como el color de su piel”, reportó el Portland Tribune.

Por otra parte, el Proyecto 3078 incluye una disposición que asigna a las jurisdicciones $7 millones para programas de desvíos. El proyecto de ley reduciría algunas penas mínimas obligatorias por delitos contra la propiedad.

La representante Jodi Hack fue una de las pocas republicanas en apoyar medida y alegó que había recibido amenazas por su decisión. Sin embargo, señaló que la oportunidad de mantener a las familias unidas y de enviar a los usuarios de drogas a programas de desvíos, en lugar de prisión, aferró su apoyo. “Estamos poniendo personas enfermas y no violentos en la cárcel”, señaló Hack. “En los Estados Unidos somos el 5 por ciento de la población mundial, pero el 20 por ciento de la población carcelaria”.

Oregón se convirtió en el primer estado en descriminalizar pequeñas cantidades de cannabis en 1973, antes de convertirse en uno de los primeros estados en legalizarlo para uso medicinal en 1998, y luego finalmente legalizó el uso recreativo en 2015. De seguro, como ha ocurrido con sus reformas anteriores, otros estados imitarán los cambios a la ley de drogas.

El impulso para poner fin a la fallida ‘guerra contra las drogas’ sigue ganando adeptos, precisamente la semana pasada la Organización Mundial de la Salud de las Naciones Unidas ha pedido la descriminalización mundial de la posesión y el uso de las drogas. De igual manera, el pasado Cirujano General de los Estados Unidos ha reclamado que se trate la adicción a drogas como un problema de salud pública. Por lo que promueve el intercambios de jeringuillas, programas de reducción daños y tratar a la adicción como lo que es, una condición médica que no debe tratarse con medidas punitivas.

Related posts: