Maine crea medidas para proteger a usuarios de cannabis en el empleo

Los trabajadores en Maine ya no tienen que preocuparse por meterse en problemas en el trabajo por consumir cannabis en su tiempo libre.

Los patronos en el estado ya no podrán discriminar a los empleados por utilizar cannabis. Lo que convierte a Maine en el primer estado en proteger a los usuarios de cannabis en el empleo. El Departamento de Trabajo del estado eliminó el cannabis de su lista de sustancias por las cuales los empleadores pueden ser investigados al solicitar un empleo.

La nueva ley se aplica solo a personas de 21 años o mayores, y prohíbe negarse a contratar a alguien porque use marihuana en su tiempo libre, así como tomar medidas disciplinarias por el uso de marihuana.

Las personas que usan marihuana durante el horario laboral y en el lugar de trabajo aún pueden ser sancionadas por sus empleadores por estar bajo los efectos en el empleo. Sin embargo, un resultado positivo de la prueba no será suficiente para demostrar que un empleado estaba bajo los efectos de cannabis en el área de trabajo, de acuerdo con un vocero del departamento de trabajo del estado.

Estados Unidos ha visto una creciente tolerancia al uso de cannabis en los últimos años, con un puñado que permite el uso recreativo de cannabis, y aún más que permite el uso de marihuana medicinal. Eso incluye al menos nueve estados en EEUU que legalizaron el uso de marihuana recreativa, junto con el Distrito de Columbia. Al menos 29 estados han legalizado el uso de marihuana medicinal.

Maine es uno de esos estados que legalizó los usos recreativos de la marihuana.

California se convirtió en el estado más grande para legalizar la droga a principios de este año, después de ver estados como Colorado y Washington obtener millones de dólares en ingresos fiscales de su marihuana legalizada.

Maine legalizó la marihuana al mismo tiempo que California, durante las elecciones de 2016, a través de una iniciativa electoral presentada a los votantes. El gobernador del estado recientemente vetó la legislación para regular y gravar la marihuana en el estado. Entonces, en ausencia de esa regulación, el medicamento no estará disponible en un entorno comercial.

El gobernador, Paul LePage, dijo que había vetado la medida porque no estaba seguro de cómo el gobierno federal apuntaría a los vendedores de marihuana, o no, bajo la administración de Trump. La marihuana sigue siendo técnicamente una sustancia ilegal de acuerdo con las leyes federales.