Menos prohibicionistas con el cannabis en los juegos olímpicos

Los Juegos Olímpicos de Río 2016 que recién han comenzado en Brasil, ya serán recordados por los escándalos de dopaje. Al no contar con la participación de la delegación rusa acusada de dopaje sistémico de sus atletas para mejorar el rendimiento.

Sin embargo, las pruebas de dopaje “positivas” a cannabis pronto comenzarán a convertirse en cosa del pasado. Mientras, la agencia mundial antidopaje, la World Anti-Doping Agency (WADA), quienes están a cargo de la regulación de las pruebas de drogas para todos los deportes olímpicos, sigua “ignorando” el uso del cannabis en las preparatorias para los juegos concediendo mayor cantidad de THC en sus regulaciones.

En efecto, el umbral para “salir positivo” por marihuana se incrementó de 15 nanogramos por mililitro a 150 ng / ml. Esto, hipotéticamente, elimina posibilidades de pruebas positivas de atletas que hayan consumido cannabis, hasta días o semanas antes de la competencia. Durante los Juegos de Londres en 2012, sólo cuatro pruebas dieron positivo por marihuana durante la competencia.

“Nuestra información sugiere que muchos casos no implican el consumo o evento de un día. El nuevo nivel de umbral es un intento de asegurar que durante la competición se detecte el uso y el no uso, sin embargo se ignora los días y semanas antes de la competencia”, dijo Ben Nichols, portavoz de WADA.

Aunque muchos medicamentos permitidos por el Comité Olímpico pueden llegar a ser dañinos para la salud, el cannabis lo colocan en la lista de prohibición mayormente por su ilegalidad en la mayor parte del mundo.

Asimismo, muchos funcionarios conservadores creen que fumar marihuana dañaría el “espíritu del deporte”. La WADA utiliza tres indicadores para decidir qué medicamentos deben ser prohibidos: aquellos que mejoren el rendimiento, que causen peligro para la salud de un atleta, y aquellos que se consideren una violación al “espíritu del deporte”.

Aunque el estigma general con el cannabis se ha ido eliminando paulatinamente y se conoce científicamente que el uso del cannabis plantea un riesgo mínimo para la salud, es necesario reformar esas reglas basadas en opiniones y creencias.

Por cierto, nos escribían por nuestras redes opinando sobre la inauguración de las Olimpiadas de Rio 2016, sobre su verdor y los niños llevando matitas de “yuca” para escoltar a las delegaciones, les parecía toda una oda a la marihuana. Sepan que no fueron los únicos que la vieron de igual modo…

Related posts: