“Menos violencia entre parejas que utilizan marihuana”

“Las parejas en las que ambos cónyuges utilizan regularmente cannabis son menos propensas a sufrir violencia doméstica“. Esa es la conclusión del estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidades de Yale y Buffalo, que fue publicado en la edición de agosto del 2014 de la revista Psychology of Addictive Behaviors.

Los investigadores estudiaron el comportamiento de 634 parejas durante nueve años de matrimonio, sometiéndolas a cuestionarios sobre su uso de drogas y alcohol, y también sobre actos de violencia entre pareja. Y lo que encontraron fue una correlación entre el uso de cannabis y menores episodios de violencia en la pareja.

El estudio es uno de los pocos que utiliza datos recogidos a lo largo de años de investigación, con un enfoque metodológico sólido en comparación con trabajos anteriores. Los directores del estudio han sido el doctor Philip H. Smith, investigador en el Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Yale, y Kenneth Leonard, director del Instituto de Investigación de Adicciones de la Universidad de Buffalo.

Según los datos recopilados, las parejas que consumían juntos cannabis de 2 a 3 veces por semana arrojaban tasas menores de episodios de violencia. En el caso de que solo fuese el hombre el que utilizara la sustancia, también los episodios de violencia eran menos frecuentes. En general, afirman sus autores, las parejas que consumen juntos marihuana comúnmente, son las menos propensas a sufrir violencia doméstica.

Algunas conexiones que plantea la hipótesis de la investigación es que, “la marihuana puede aumentar los afectos positivos, que a su vez podría reducir la probabilidad de conflicto y la agresión.” Además, otra causa presentada por los investigadores es que, “los consumidores crónicos presentan una reacción emocional poco desafiante a los estímulos de amenaza, que también pueden disminuir la probabilidad de la conducta agresiva.”

Otra explicación que dan los investigadores en cuanto a los datos estadísticos es que, “las parejas que consumen marihuana juntos, comparten los mismos valores y círculos sociales. Y esta afinidad es la responsable de que se reduzca la probabilidad de conflictos domésticos.”

El psiquiatra Kenneth Leonard aclara que, “no se examinó si el uso de la marihuana en un día determinado reduce la probabilidad de la violencia en ese momento.” El trabajo se centra en patrones de consumo y episodios de violencia en periodos anuales. Asimismo, los investigadores señalaron la necesidad de estudiar otras dimensiones del uso de marihuana, como el abuso, dependencia y abstinencia, distintos estados de comportamiento que pueden tener efectos diferentes entre los cónyuges.

No obstante, se debe destacar que las investigaciones fueron financiadas por el Instituto Nacional de Abuso de Drogas y Alcohol, agencias gubernamentales que continuamente se ha expresado en contra de la legalización . Quizás el hecho de que estén financiando investigaciones apunta que, al igual que gran parte de EEUU, están empezando a cambiar su postura con la planta.

Fuente: Washington Post, ABC, APA

Related posts: