Naloxona se consigue sin receta médica en casi todo Estados Unidos

Las farmacias Walgreens anunciaron esta semana que estarán dispensando naloxona, la droga que puede revertir una sobredosis de opioides, sin receta médica en 46 estados. Si tiene una receta, puede comprarla en cualquier estado. De igual manera, las farmacias CVS la ofrece sin receta en 43 estados.

Según un portavoz de CVS, todas sus tiendas lo almacenan o pueden pedirlo para el siguiente día hábil. Sin embargo, se necesita una receta en Delaware, Hawaii, Maine, Michigan, Nebraska, Oklahoma y Wyoming. Por su parte, un vocero de Walgreens señaló que sus tiendas requieren una receta bajo la ley estatal en Delaware, Hawaii y Wyoming. Nos comunicamos con sus farmacias en Puerto Rico y nos indican que también se necesita receta médica.

Sin embargo, Narcan, la popular versión de marca, martiene unos precios exorbitantes. Con descuentos, las farmacias mantienen el precio en alrededor de $135  dólares por paquete. El medicamento es un aerosol nasal viene en paquetes de dos aplicadores. Si la primera dosis no revive a la persona que ha tomado una sobredosis, debe darle la segunda.

La naloxona, ya sea en espray o para aplicarse en jeringuillas que es más barata pero menos amigable para el usuario, es un medicamento de prevención que debería tenerse a la disposición de cualquier persona o familiar que crea que pueda necesitarlo.

Ya son 46 estados de los Estados Unidos que se puede recibir la Naloxona sin receta médica. La pregunta sobre el tapete es qué pasa con los territorios como Puerto Rico que las reformas a las políticas de drogas se quedan engavetadas en El Capitolio. ¿Acaso nuestra Isla no sufre un problema con el uso de sustancias controladas y el poco acceso a los servicios de salud? ¿Acaso en nuestras comunidades no se están perdiendo vidas por culpa del uso y abuso de los opiodes?

Aunque la medida para que las organizaciones puedan tener acceso y facilitar programas educativos para la utilización de la Naloxona se ha aprobado en dos ocasiones en el Senado de Puerto Rico, todavía sigue a la espera que se discuta y se apruebe en la Cámara.

Mientras, se siguen perdiendo vidas en nuestras comunidades por culpa gobiernos que prefieren ignorar los problemas con el abuso de opioides y no brindar servicios de prevención y de salud básicos.

Nuestra exigencia al gobernador, y al grupo interagencial para prevención de muertes por sobredosis, es que se cree una orden ejecutiva para aprobar una medida similar al Proyecto del Senado 341. Con la intención de capacitar a organizaciones que trabajan con los programas de reducción de daños para que a su vez orienten a las comunidades sobre cómo detectar una sobredosis de opioides y por supuesto que nadie vaya prisión cuando se reporte una sobredosis.  Además, resulta necesario que se facilite el acceso al antídoto para revertir una sobredosis, sin receta médica y con unos precios más asequibles.

En Puerto Rico sobre 185 mil personas tienen problemas de adicción y 1 de 4 personas consumen opioides recetados.

Related posts: