New York discute legalizar el uso recreativo del cannabis

El estado de New York se ha quedado rezagado en comparación con la mayoría de estados con programas de ‘cannabis medicinal’ menos restrictivos y con regulaciones con fines recreativos. Pero el tema finalmente ha llegado a la asamblea estatal.

Los legisladores neoyorquinos prácticamente no han modificado las leyes sobre drogas y las tasas de arrestos por marihuana en el estado continúan liderando los Estados Unidos. Sin embargo, en el día de ayer se celebró una audiencia pública para discutir la Ley de Regulación y Tributación de la Marihuana, destinada a legalizar el uso, distribución y producción de cannabis para adultos mayores de 21 años.

Uno de los testimonios más pertinentes lo fue el de una psiquiatra con 25 años de experiencia, la doctora Julie Holland, para comenzar señaló que todos los estadounidenses consumen drogas diariamente para cambiar su conciencia. Medicamentos como “cafeína, nicotina, medicamentos contra la ansiedad, antidepresivos, pastillas para dormir, analgésicos, alcohol e incluso el azúcar”.

La doctora enfatizó que los cigarrillos y el alcohol matan a los estadounidenses en masa, mientras que el cannabis no es letal. Señaló que mientras se detecta cannabis en el análisis de orina, los cannabinoides sintéticos más peligrosos como los obtenidos en el Spice o K2 no son detectables, y son consumidos por miembros activos del ejército. “Nuestra política actual de drogas es irracional”, sentenció la doctora de la sala de emergencias psiquiátrica del Hospital Bellevue.

Asimismo, manifestó que es necesaria una legalización del cannabis amplia para combatir el abuso de sustancias en el estado, especialmente a la luz de la epidemia de opiáceos que afecta a todo Estados Unidos.

De igual modo, la representante de Drug Policy Alliance, Casandra Frederique citó algunas estadísticas alarmantes por la criminalización de las drogas. En 2016, la policía arrestó a 23 mil neoyorquinos por la mera posesión de marihuana a razón de aproximadamente 60 arrestos diarios; principalmente a minorías raciales. El 85 por ciento del número total de detenciones por posesión de marihuana fueron afroamericanos y latinos menores de 30 años.

Como líder del país en arrestos por marihuana, se calculó que New York gastó más de un billón de dólares en la aplicación de la ley entre 2002 y 2012, y $675 millones solo en 2010.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Alguaciles del Estado, el alguacil Barry Virts, expresó no estar de acuerdo con la medida. En su testimonio, compartió la historia personal de su hijo, que actualmente se está recuperando de una adicción a la heroína. Virts alegó que la primera droga con la que experimentó fue marihuana. Sin embargo, admitió que él y sus subordinados cumplirían con cualquier decisión que tome la legislatura. “Lo que promulgue, lo aplicaremos”, señaló el alguacil.

A pesar de la situación actual, el director de NORML, David Holland, es optimista sobre el progreso que se ha tenido para revocar la prohibición al cannabis. Cuando comencé a practicar leyes, todas las conversaciones sobre el cannabis se llevaban a cabo en prisión o en voz baja. Hoy hablamos de ello en las salas de juntas corporativas.

Holland continuó diciendo que no hay evidencia para apoyar la “teoría de que el cannabis es puente a otras drogas” que eso era cosa del pasado y de la propaganda de los prohibicionistas. “La propia FDA (Food and Drug Administration) reconoció abiertamente en 2015 que no hay una base estadística para apoyar esa teoría falsa”.

Durante su testimonio, David Holland expresó su insatisfacción con el hecho de que los neoyorquinos no pueden votar sobre este tema directamente. En su lugar, deben confiar en las decisiones de los legisladores estatales. Sin embargo, como el mundo acaba de ser testigo en Vermont, las legislaciones estatales pueden adelantar las reformas para legalizar la marihuana.

“La legalización y la regulación benefician a la salud pública al permitir que el gobierno supervise la producción, las pruebas, el etiquetado, la distribución y venta de cannabis”, continuó. Con este fin, Holland exhortó a los legisladores “unirse al creciente número de estados que están adoptando el futuro, para legalizar y regular la venta de cannabis para adultos”.

En última instancia, dependerá de los legisladores estatales decidir cómo manejar este tema en el futuro, pero los testigos en la audiencia esperan que la evidencia y las experiencias que comparten ayuden a los legisladores evolucionar. Dadas las decisiones de varios estados cercanos de revisar sus posturas de cannabis, Albany puede estar sintiendo más presión que nunca.

En general, los neoyorquinos han indicado que están listos para legalizar el cannabis del estado. A fines del año pasado, una encuesta encontró que alrededor del 62% favoreció la legalización, mientras que más del 60% apoyó su tributación y regulación para atender el déficit presupuestario de New York.

Related posts: