Nuevo reglamento encarecerá los precios del ‘cannabis medicinal’

La semana pasada entró en vigor el nuevo Reglamento de Cannabis Medicinal aprobado por la Junta Reglamentadora, confirmó a los principales medios del país el Departamento de Salud. A pesar de las nuevas restricciones más pacientes podrán beneficiarse del tratamiento con cannabis. Esto debido a que el reglamento sumó nuevas condiciones que podrán tratarse con cannabis lo que busca poder garantizar los números del fisco que le prometieron a una Junta de Control Fiscal.

Entre las nuevas condiciones que podrán tratarse con cannabis se encuentran: autismo, depresión, enfermedad inflamatoria intestinal, enfermedades incurables y avanzadas que requieran un cuidado paliativo, glaucoma, insomnia, neuropatías periferales y trastorno bipolar.

Asimismo, las limitaciones de tener que comprar en un único dispensario, habían tenido una dispensa luego del periodo de emergencia del huracán, se mantendrán abiertas para que los pacientes puedan comprar en todos los dispensarios de Puerto Rico.

Además, el Reglamento añadió la venta de hojas o “trim” en la lista de vías autorizadas para el consumo de productos de cannabis. Las hojas o “trim” se refiere a las hojas sobrantes de la planta de cannabis después del acto de podarla o recortarla.

No obstante, el nuevo reglamento establece nuevas restricciones que pueden aumentar los altos costos del cannabis medicinal en Puerto Rico.

Entre los retrocesos del reglamento se debe resaltar la disminución del 33% del suministro de la flor de cannabis que se permite comprar diariamente. Ahora el máximo diario se limitará a una onza de cannabis (28 gramos) de la flor de ‘cannabis medicinal’ o su equivalente. Además, se específica que  la proporción de flor a concentrado y a comestible será de 28 gramos de flor equivaldrá a ocho gramos de THC en concentrado y de 800 miligramos de THC en comestible.

Otro retroceso es respecto a la venta de la flor, ahora la recomendación médica debe especificar que la vaporización de la flor es porque no existe otras alternativas idóneas o porque el paciente sufre una enfermedad terminal. Los pacientes que las recomendaciones médicas no especificaba el uso de la flor se tienen que re-certificar especificando el permiso del consumo de la flor.

Otras limitaciones que pueden encarecer los precios son las restricciones de mercadeo y publicidad.  El reglamento obliga a los médicos y dispensarios a tan sólo ofrecer precios y ofertas de sus productos únicamente en los dispensarios y en las páginas de internet comerciales de cada establecimiento, esto excluye todos los medios o las redes sociales.

Asimismo, el nuevo reglamento implementará el tan esperado sistema de rastreo de inventario, mejor conocido como “Seed to Sale”, una exigencia de los reglamentos que ha estado colmada de controversias en Puerto Rico.  Pero lo que estaba claro es que quizás no hacía falta, se estuvo años trabajando sin un sistema de rastreo que a todas luces encarecerá aún más los costos.

Estas restricciones incrementa los costos de operación, las limitaciones de la cantidad de venta aumenta la necesidad de más visitas de los pacientes a los dispensarios. De igual manera, se reduce la capacidad de crear ofertas y de mercadeo lo que aumentará los precios de la medicina.

No olvidemos, una medicina que puede crecer en el patio o en el interior de nuestras casas como ocurre en más de la mitad de los estados de Estados Unidos con regulaciones médicas. Pero lamentablemente los reglamentos de ‘cannabis medicinal’ en Puerto Rico se han caracterizado por estar dirigidos a desarrollar una industria y no necesariamente están centrados en las necesidades y los derechos de los pacientes.