Ocho jóvenes arrestados por posesión de sustancias controladas en Cabo Rojo

Pareciera que la División de Drogas de la policía de Cabo Rojo aprovecha los fines de semana largos para arrestar chamaquitos por par de cigarrillos de cannabis y así tener trabajo todo el año visitando tribunales.

Esta vez, no había pasado el ‘Sábado de Gloria’ y ya eran ocho los jóvenes arrestados por 5 cigarrillos de marihuana y una fundita de cocaína. Los jóvenes entre las edades de 18 y 25 años fueron arrestados por posesión de sustancias controladas en distintas áreas del poblado de Boquerón en Cabo Rojo, según la Policía de Puerto Rico.

Los arrestos son parte del supuesto plan de trabajo para la prevención y seguridad en la Semana Santa, a cargo del sargento Roberto Laboy, y el teniente Joel García Toro, Director de la División Drogas de Cabo Rojo. Según el informe, los vanagloriados guardias confiscaron cinco (5) cigarrillos de marihuana y una bolsita de cocaína.

Los casos fueron consultados con la fiscal Wandy Camacho de la fiscalía de Mayagüez, quien pareciera tiene tiempo y recursos suficientes para atender estos casos en el mes de abril de 2018, para la radicación de cargos criminales por violación a la ley de sustancias controladas.

Aunque se espera que estos casos no prosperen en corte, la realidad es que el gobierno de Puerto Rico puede gastar millones de dólares del fisco en ‘castigar’ a estos jóvenes. ¿Pero, acaso la policía y los tribunales no tendrán trabajo o crímenes por resolver?

Le hacemos un llamado a la Cámara de Representantes a que tome cartas en el asunto y que se apruebe el Proyecto de la Cámara 654.  Para que estos casos, podrían no conllevar reclusión y limitarse a una multa de $250 y 10 días de “servicios comunitarios”. Una medida que podría bajar los arrestos innecesarios por cannabis en la Isla.

No obstante, la persecución, el arresto y el estigma de pasar por un proceso judicial pueden causarle daños irreparables para estos jóvenes y sus familiares. Ya basta.