OMS revisará la clasificación del cannabis dentro de la lista de drogas peligrosas

El “Comité de Expertos sobre Dependencias a las Drogas de la Organización Mundial de la Salud” concluyó, después de su reunión en el mes de julio, que debe realizarse una revisión crítica del estatus que varios compuestos de la marihuana tienen en las listas internacionales. Este podría ser el primer paso para una reclasificación del cannabis que actualmente se encuentra dentro de las listas de drogas más peligrosas para la comunidad internacional.

El director General de la OMS, el etiope Dr. Tedros Adhaaom, envió una carta al Secretario General de Naciones Unidas, el portugués António Guterres, con las conclusiones del Comité. Una de las principales conclusiones es que el Cannabidiol (CBD) no deberá ser fiscalizado en las listas de sustancias prohibidas de las convenciones de control de drogas. Además se plantea la necesidad de una revisión crítica de la literatura científica sobre la planta del cannabis y varios de sus componentes (su resina, los extractos o tinturas de cannabis, el componente Delta-9-THC y los Isómeros del THC).

La próxima reunión del Comité de Expertos será en noviembre y allí se realizarán estas valoraciones específicas y se harán recomendaciones sobre la posibilidad de la reclasificación del cannabis de la lista I.

Todos estos elementos estarán disponibles para ser considerados en la próxima reunión de la Comisión de Narcóticos (CND) de la ONU que tendrá lugar en marzo de 2019.

Una nota del Centro Internacional para la Educación, la Investigación y los Servicios Etnobotánicos señala: “Si somos optimistas, todos estos movimientos podrían desembocar en una reclasificación del cannabis en las listas de sustancias prohibidas lo que se podría interpretar como la “luz verde” para que distintos países del mundo se muevan hacia la legalización del cannabis y sus derivados”.

Por otro lado, la OMS ha recomendado que se imponga mayores restricciones a la droga fentanyl, un opioide sintético que ha ocasionado cientos de miles de muertes en los Estados Unidos, en donde se declaró una emergencia sanitaria por la ola de adicciones.