Optimismo cauteloso con la despenalización en ASSMCA

En menos de un mes de su nombramiento, el director de la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (ASSMCA), Dr. Salvador Santiago Negrón, anuncia que presentará al Gobernador Alejandro García Padilla un proyecto de ley que busque despenalizar el uso de drogas ilícitas. Esta medida serviría para contrarrestar las cifras de dependientes a drogas que enfrenta la sociedad puertorriqueña.

La intención es de proponer un proyecto de despenalización donde no sea la cárcel lo que cumpla una persona cuando sea sorprendida consumiendo o en posesión de cierta cantidad de sustancia controlada. En cambio, se pretende brindarle tratamiento adecuado para salir de dicha dependencia de éste ser necesario. Esta postura salubrista entiende la dependencia a diferentes sustancias como una enfermedad que tiene tratamiento basado en la evidencia científica.

Estas declaraciones hechas en una conferencia de prensa y un extenso comunicado tuvieron dos finalidades: 1) cambiar la imagen de ASSMCA y sus Centros de Metadona con el nuevo y más apto nombre de Clínicas de Tratamiento Integral Asistido con Medicamentos (CTIAM) y 2) comenzar la expansión tan necesitada de dichas clínicas (lee comunicado aquí). Se espera que el Dr. Santiago presente dicho proyecto de despenalización en su primer año de incumbencia luego de que la agencia analice los distintos modelos de reformas de leyes posibles.

Esperamos que este llamado sea un primer paso a que el gobierno de turno quiera enfrentar el problema de las drogas con adultez y a la par a los cambios que se están dando alrededor del mundo, incluso, en numerosos estados de Estados Unidos y múltiples países tanto en Latinoamérica como en Europa. Asimismo, esta coyuntura puede ser un adelanto para comenzar a abordar seriamente la descriminalización de sustancias dentro de una Plan Nacional Estratégico sobre Drogas en Puerto Rico, donde no se entienda a el/la usuario/a como un/a criminal y se le ofrezca tratamiento a aquéllos/as que lo necesiten. Ahora bien, la experiencia en múltiples países ha demostrado que aunque algunas sustancias se descriminalicen, esto no significa que las drogas “ilegales” vayan a desaparecer de las calles. Por esta razón, un cambio de visión a las leyes de drogas en Puerto Rico debe prever programas de intercambios de jeringuillas, trabajo de alcance comunitario y un verdadero servicio de medicalización donde tratamientos con metadona y buprenorfina sean verdaderas alternativas dentro de múltiples ofrecimientos de Reducción de Daños en la Isla, donde los controles de enfermedades como el HIV/SIDA y la Hepatitis-C siguen siendo escasos.

Los problemas asociados a las drogas no van a resolverse meramente con una nueva administración gubernamental. Por eso esperamos que sea un proyecto multisectorial, donde el gobierno y las múltiples organizaciones comunitarias que hacen trabajo directo con las personas que usan drogas podamos en colaboración crear un proyecto de ley o un “Plan Nacional Estratégico sobre Drogas” que incluya todos los pasos a seguir para una verdadera reforma a las políticas de drogas en la Isla. Sin lugar a dudas, es tiempo y los cambios que se están dando alrededor del mundo así lo ameritan.

Related posts: