Oregon: borra ‘delitos’ de posesión de marihuana de los antecedentes penales

En Oregon comienza la distribución del mercado de marihuana recreativa el próximo mes y el Estado también está tomando medidas para eliminar los delitos relacionados con posesión de marihuana de los registros de antecedentes penales de sus residentes acusados bajo el antiguo código penal.

Según el New York Times, el estado está buscando eliminar de los registros de antecedentes penales luego de la votación del año pasado para legalizar la marihuana. En la actualidad, un residente con una convicción de marihuana a los diez años puede solicitar que se le borre la convicción, siempre y cuando se trataba de un delito menos grave. A partir del próximo año, los delitos relacionados con la marihuana más graves, incluyendo la elaboración, serán elegibles para eliminación de antecedentes penales. El estado votó a favor de legalizar la marihuana en noviembre pasado, y las ventas de marihuana recreativa comenzará el 1 de octubre.

“Oregon es uno de los primeros estados en lidiar realmente con el problema legal de los cambios de los registros de antecedentes penales, de algo que solía ser un delito y ya no lo es“, dijo Jenny Roberts, profesor de derecho penal en American University Law School , al New York Times. El abogado de Portland, Leland Berger, estuvo de acuerdo y dijo que “en la reforma de la legislación penal sobre la marihuana, Oregon ha ido más lejos que cualquier otro estado.” Distanciándose de otros estados que a pesar que han regulado el uso de marihuana mantiene los registros de antecedentes penales con los ‘delitos’ de posesión de cannabis.

De hecho, cuando se trata de marihuana, el esquema regulatorio de Oregon es menos punitivo que las medidas establecidas en Colorado o Washington. El impuesto sobre la marihuana de Oregon es mucho menor que del Washington, su estado aledaño; Oregon tiene un impuesto de 17%, con un 3% opcional. Mientras que Washington tiene un impuesto de 25%, con la opción de subir hasta 37%. Oregon, a diferencia de Washington, no impone un límite al número de licencias otorgadas a las empresas que buscan vender marihuana. Asimismo, Oregon se negó a imitar a Washington y Colorado, donde la policía puede imponer exámenes de sangre a los conductores sospechosos de conducir bajo los efectos de marihuana.