Proyecto permitiría el uso de cannabis en programas de vivienda federal

Bajo las regulaciones federales, los residentes de los programas de viviendas de Sección 8 corren el riesgo de perder sus hogares si utilizan cannabis. Pero los residentes que también son pacientes con marihuana medicinal han comenzado a demandar sus derechos. Desde semana pasada, luego de largas campañas por un grupo de valientes residentes de Sección 8, los legisladores presentaron un proyecto de ley en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos que permitiría el uso de cannabis para dichos residentes en partes de Estados Unidos donde ya sea legal para propósitos medicinales o recreativos.

El proyecto de ley fue presentado por la Representante Eleanor Holmes Norton del Distrito de Columbia, se nombró el proyecto de ley “Sondra Battle Cannabis Fair Use Act” luego de que la participante del programa de vivienda federal Sondra Battle, fuera vocal exigiendo utilizar cannabis para su condición de fibromialgia en el Distrito de Columbia.

“Residentes con asistencia federal como Sondra no deben temer sufrir un desalojo de sus viviendas por simplemente usar cannabis para tratar sus condiciones médicas”, expresó Norton en un comunicado de prensa. “El proyecto de ley reconoce las realidades y las necesidades. Las personas que viven en estados donde la marihuana medicinal y / o recreativa es legal, pero viven en viviendas de asistencia por el gobierno federal, deben tener el mismo acceso al tratamiento que sus vecinos”.

Bajo las regulaciones actuales, a los residentes de viviendas con asistencia federal se les prohíbe usar cannabis incluso con fines médicos. El proyecto de ley de Norton haría ilegal que a una persona se le niegue dicha vivienda por el uso de cannabis en jurisdicciones donde se ha regulado para fines medicinales o recreativos como la que ahora se ha adoptado en nueve estados más el Distrito de Columbia.

Los programas de vivienda de Sección 8 fueron creados por la Ley de Vivienda y Desarrollo Comunitario de 1978. A través del programa de vales de Vivienda, los ciudadanos reciben asistencia para familias de ingresos moderados que alquilan viviendas en el mercado privado. El programa funciona como un subsidio de alquiler, lo que permite a las familias pagar una cantidad “razonable” de sus ingresos en concepto de alquiler.

Los propietarios que participan en el programa de Sección 8 tienen que firmar contratos de alquiler que los pueden obligar a desalojar a “cualquier persona que se encuentre en posesión de una sustancia ilegal”.

Una de las activistas claves para el derecho a vivienda lo es Uneeda Nichols,  quien participa de la iniciativa “Bring It Home”, un proyecto de la red de activistas cannábicos en la Capital Federal que busca proteger a los pacientes con ‘cannabis medicinal’ que reciben asistencia federal para vivienda.

En sus comentarios a EstroHaze, Nichols enfatizó que también debería haber un derecho al cultivo personal para los residentes de la Sección 8. “Si las abuelas y las personas mayores en los programas de HUD quieren cultivar su propio cannabis, al igual que las frutas y las verduras, queremos que tengan ese derecho”, expresó.

“Muchas de estas personas no pueden darse el lujo de ir a un dispensario. Los precios son muy altos. Con un crecimiento en el hogar, lo tendrían inmediatamente disponible para que no tengan que depender de medicamentos. Queremos permitir que más personas usen remedios naturales para su dolor o por cualquier razón. Y no creemos que sea correcto dejar a las personas sin hogar porque necesitan marihuana”, concluyó Nichols.

Representante Eleanor Holmes Norton del Distrito de Columbia