Partido Nuevo Progresista alega apoyar la industria de ‘cannabis medicinal’

Con la intensión de satisfacer a todos los sectores y de perpetuar la prohibición, los políticos suelen brindar expresiones ambiguas con las reformas a las políticas anti-cannabis.

En horas de la mañana, María Milagros Charbonier aseguró que de ganar la legislatura el Partido Nuevo Progresista revocará la legislación que viabiliza el uso de marihuana para fines terapéuticos en Puerto Rico.

“Vamos a revertir la orden ejecutiva inmediatamente, la orden ejecutiva que está ahora mismo disponible, no salvaguarda las disposiciones federales en relación al cultivo de marihuana. Segundo, tiene que haber control absoluto de esos laboratorios, la orden ejecutiva no está correcta,” persistió la representante Tata Charbornier a la vez que continuó tergiversando conceptos y confundiendo a los radioyentes de 580 am.

Sin embargo, tales comentarios movió a los directores de campaña del PNP para aclarar que si el PNP ganara las próximas elecciones no echará para atrás la medida de cannabis medicinal en Puerto Rico. Por el contrario, aclaró que la plataforma del PNP incluye un programa para aprobar una ley que establezca “los estatutos para la regulación de los productos de cáñamo medicinal identificando de forma clara la diferencia entre productos derivados de cannabis y productos de cáñamo medicinal. Una vez aprobado el nuevo marco regulatorio según descrito, se derogarán la orden ejecutiva y el reglamento actual,” lee la plataforma del partido.

“Se creará una ley para estos fines, para darle mayor certeza aquellos componentes de las industria, para darle mayor certeza aquellos que quieren invertir dinero. Para que no sea como es ahora que es todo por ‘cuartos oscuros’, y los ‘amigos del alma’ son los únicos que tienen la oportunidad de buscar alguna alternativa en esa industria. Es para que esté abierto para todo el mundo con unos parámetros transparentes y que cumplan con las leyes federales,” señaló Elías Sánchez, director de campaña de Ricardo Rosselló y el PNP.

 

La orden ejecutiva, no tiene fuerza de ley, por lo que el proyecto busca darle seguridad a los que vienen a invertir y no se limita a las facultades del Departamento de Salud.

A preguntas del presentador que ponía entredicho las posturas prohibicionistas de este cuatrienio del Partido Nuevo Progresista, “en la plataforma del PNP está el compromiso, y ese compromiso está suscrito por todos los aspirantes a la legislatura del PNP. Hay un compromiso que le dé esa garantía a la industria y todo el que quiera invertir en Puerto Rico se sienta confiado de que no va a botar su dinero,” aclaró Elías Sánchez, demostrando los típicos problemas del bipartidismo puertorriqueño.

Aunque debemos crear estrategias con modelos de legalización y regulación de los mercados, nuestro llamado a un partido que reclama una ‘unidad’ y formar parte de los Estados Unidos es que no se conformen con reformas a medias dejándole el control de cannabis a los “grandes intereses económicos”. En las reformas a las políticas estadounidenses, más de 25 estados y tres territorios que permiten el uso terapéutico del cannabis, algunos 15 estados permiten el cultivo casero de la planta. ¿Por qué confórmanos con menos? No tenemos que dejarle el control de la planta a unos pocos; además, en una crisis económica como la que vive Puerto Rico debemos exigir sembrar nuestras propias medicinas.

Related posts: