Período crucial para las reformas a las leyes de marihuana

El 2015 es un año crucial si queremos lograr reformas en las leyes de marihuana en Puerto Rico. Por lo que no debemos quedarnos de manos cruzadas y exigir un cambio en las políticas de drogas de manera más activa e incisiva. No hace falta esperar a un referéndum para utilizar la lógica y la razón. Por lo que es el momento seguir exigiendo la aprobación de la PS 517 y con ello la despenalización de pequeñas cantidades de marihuana.

De igual forma se tiene que buscar que se presente un proyecto para el uso medicinal de marihuana que esté a la altura de las leyes donde se ha regulado su uso. Sin olvidar, la consulta para la regulación y otras reformas las leyes de marihuana que se comprometió el gobernador Alejandro García Padilla a mediados de noviembre o el Proyecto 2172 radicado por el legislador prohibicionista Luis Raúl Torres. Todavía no sabemos si se referían al mismo o en cambio se va a presentar otro nuevo proyecto que pueda ser defendido por la mayoría del Partido Popular Democrático.

Tenemos que impulsar que desde la primera sesión la Cámara de Representantes lleve al pleno la discusión y aprobación de la medida PS517 para despenalizar la marihuana en Puerto Rico. Luego de discutir por dos años en El Capitolio los proyectos de despenalización y el uso terapéutico de marihuana lo justo sería que la Cámara de Representantes primero votase por apoyar ambas medidas. Cuando hay suficiente evidencia científica, un consenso expresado en Vistas Públicas y un compromiso del partido de mayoría de que nadie vaya a la prisión por la mera posesión de marihuana y a que se regule su uso medicinal.

Aunque una consulta electoral sea la manera idónea para que el partido de mayoría enfrente su falta de consenso. La pregunta sobre el tapete es, quién está dispuesto a presentar y defender el proyecto del que se comprometió el gobernador y el partido de mayoría. Cuando luego de meses, no se ha presentado alguna medida para la consulta electoral y ni tan siquiera se le ha asignado alguna comisión para la intentona hecha por Luis Raúl Torres.

¿Cuánto tiempo tiene pasar?  La realidad es que no podemos jugar al ‘duérmete nene’ de la política criolla, llega el año electoral y ningún político se atreverá dar un paso al frente. La discusión de una posible reforma a las leyes de marihuana estará más arraigada a los vaivenes politiqueros y será más difícil lograr un posible consenso.

Sin embargo, estamos convencidos que no podemos seguir permitiendo la persecución  por una sustancia menos dañina que el tabaco o el alcohol que ya son regulados por el estado. No podemos continuar encerrando en un sistema carcelario sobre poblado y en centros de tratamiento forzosos con una dudosa capacidad de rehabilitación. Al final son muy pocos los que se reinstalan en la sociedad sin acarrear con más problemas por lo que fueron condenados.

Además, resulta inmoral seguir castigando con reclusión la posesión de marihuana. Cuando en los Estados Unidos, la posesión simple de marihuana no se castiga con cárcel en una veintena de estados. Donde las multas en algunos casos son de $25 dólares y la puede otorgar un policía, como si fuera una multa de tránsito. Pero mientras más estados continúan regulando su uso, en Puerto Rico continuamos con la absurda idea de castigar con más de tres años de cárcel y cinco mil dólares de multa a personas que no representa ningún peligro a la sociedad.  Un castigo insostenible para los derechos humanos y la economía del Estado Libre Asociado.

Hagamos del 2015 el año de romper con el prohibicionismo en Puerto Rico. No más presos por marihuana…

Related posts: