Piden cerrar convocatorias para negocios de ‘cannabis medicinal’

Ayer continuaron las vistas públicas en El Capitolio para discutir la creación del marco legal para el ‘cannabis medicinal’ presidida por el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz y la representante María M. Charbonier.

En la audencia pública depuso la ‘paciente de cannabis medicinal’ y veterano, Narely Cortés Irizarry quien señaló que gracias al cannabis es una persona funcional y puede atender a su familia. A estas palabras se unió la paciente Karen Cupeles señaló que “es inminente que se cambie la medicación limitada al hogar a uno donde, si tengo un ataque epiléptico, de asma o migraña, si salgo de quimioterapia o radiación y estoy vomitando, si tengo un ataque de ansiedad o pánico, si estoy en un accidente es esencial que pueda suministrar cannabis de inmediato”.

Por otro lado, el psiquiatra y también representante de las empresas que controlan el ‘cannabis medicinal’, el doctor José Franceschini opinó que a la industria del cannabis medicinal “no la para nadie”. Pero sugirió a la Asamblea Legislativa que el número de licencias para establecimientos de cannabis medicinal debe ser limitado incluyendo la industria de los cultivos, manufactureros, distribuidores y dispensarios. Por tanto, indicó que se debe cerrar la convocatoria de solicitudes hasta que se lleve una auditoría operacional del programa.

Por su parte, el exprocurador del Paciente, Carlos Mellado señaló “estar totalmente en contra de cualquier uso recreacional de cualquier sustancia que altere el sano juicio”. Mientras, el empresario y doctor Francisco Soler, destacó que la Isla se encuentra “en un momento histórico para posicionarse como una potencia médica para cannabis medicinal”.

Los doctores se comprometieron con el presidente del Senado a someterle recomendaciones sobre cómo debe integrarse la Junta propuesta en la medida porque según señaló el presidente del Senado Thomas Rivera Schatz “tal y como está (presentada) no le satisface”.

Esta vista se realizó en conjunto con la Cámara de Representantes en virtud de los Proyectos del Senado 340 y de la Cámara 818 de Administración que reafirman la prohibición del uso recreacional del cannabis y crean el marco legal en la Isla para atender el cannabis medicinal. El Estado, a través de ambas medidas, estipula los usos medicinales y de investigación científica en conformidad con el marco regulatorio federal y como un delito menos grave en caso de que un médico incumpliera con las disposiciones de la ley.

En audiencias públicas anteriores los Departamentos de Salud, Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), Hacienda, Justicia y Turismo se expresaron a favor de la medida. De hecho, el secretario del DDEC, Manuel Rivera Laboy, expresó al Senado cuando compareció a deponer el 14 de marzo que se estima que la venta del cannabisgenere cientos de millones en la Isla y que en tres años se pudiera lograr sobre dos mil empleos directos e indirectos en la industria. Por su parte, y el pasado 28 de marzo, la superintendente de la Policía, Michelle Hernández de Fraley, indicó que el cannabis medicinal necesita estar regulado de forma más específica bajo la Ley Medicinal a la vez que aseguró que el Proyecto propuesto no afecta el trabajo de la policía contra el uso y tráfico de sustancias controladas.

Related posts: